Parque Saburo

El parque Saburo Hirao es un lugar donde los niños, jóvenes y adultos pueden disfrutar de juegos infantiles y del contacto con la naturaleza a través de sus espacios abiertos.

Trabaja por ser una de las mejores opciones recreoeducativas para la niñez, la adolescencia y la familia en general, así como para contribuir al sano esparcimiento en un ambiente natural, a fin de convertirse en facilitadores educativos que motiven a todos los visitantes a valorar y preservar nuestro ecosistema, protegiendo la reserva natural como un medio saludable para toda la familia salvadoreña.

El parque posee diversas áreas de juegos infantiles, como el jardín de los animales prehistóricos (con un oso perezoso gigante y el toxodonte en tamaño natural) y espacios para camping. Además se hayan ocho kioscos que pueden servir para la celebración de eventos familiares, sociales y culturales, así como un anfiteatro con escenario techado donde se encuentra un complejo de juegos llamados Jungle Gym y áreas para prácticas deportivas (fútbol y basquetbol),servicios de cafetería y estacionamiento.

Adicionalmente al espacio físico, el parque ofrece actividades culturales y educativas como charlas sobre medioambiente, plantas medicinales y otros temas, para lo que cuenta con un espacio para reuniones, un jardín de plantas medicinales y una biblioteca infantil donde se realizan actividades educativas como cuentacuentos y talleres.

Juegos_Saburo_04

Administradora:
Claudia Hernández de Salazar

Correo:
chernandez@cultura.gob.sv

Dirección:
Final calle Los Viveros, colonia Nicaragua, San Salvador.

Teléfonos:
2270-1116, 2270-7538

Horarios de atención:
De miércoles a domingo de 9:00 am a 4:00 pm.

 

HistoriaSaburo_edit
El parque Saburo Hirao fue fundado en la antigua finca La Gloria, donde se cultivaba café y árboles frutales desde 1911 y donde su antiguo dueño, Benjamín González, construyó la casa que en la actualidad alberga al Museo de Historia Natural de El Salvador.

En 1974, la firma japonesa Toyobo Co. LTD donó la cantidad de un millón 250 mil colones en nombre del señor Saburo Hirao, presidente de la compañía en ese entonces, a fin de construir un parque recreativo. La donación fue aprobada por la Asamblea Legislativa mediante el Decreto Legislativo 579, tomo 243 del Diario Oficial, con fecha 23 de abril de 1974.

Finalmente, el parque fue inaugurado el 12 de febrero de 1976, con la presencia del entonces presidente de la República, coronel Arturo Armando Molina; el ministro de Educación, Dr. Rogelio Sánchez; la Sra. Hanoko viuda de Hirao; los diseñadores del proyecto, arquitectos Peter Brandow y Emmet Wenple; además de los señores Kneji, Kawati y Kyoichi Itch, representando la firma Toyobo Co.

El Saburo Hirao mide 11 manzanas, divididas en ocho áreas en las que hay zonas verdes, áreas de descanso, toboganes, torre de viento, torre de agua y laberintos, entre otros juegos.