LOGO INSTITUCIONAL
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
EN ES

Ministerio de Cultura provee indumentaria a grupos de danza tradicional

La entrega forma parte del proyecto Fortalecimiento de Danzas Tradicionales de El Salvador, coordinado por la Dirección General e Multiculturalidad, como parte del reconocimiento y preservación de las tradiciones y costumbres de este sector a nivel nacional.

El Ministerio de Cultura entregó vestuario, instrumentos musicales y otros accesorios a los bailarines de danzas tradicionales de El Salvador, este 12 de febrero, en el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA).

“Las danzas tradicionales que se interpretan en los territorios tienen un valor estético, cultural, social, pero también tienen un valor económico. Para presentarlas, sus ejecutantes intervienen invirtiendo tiempo, esfuerzo y también dinero. El Estado debe acompañarles en esa inversión”, aseguró la ministra de Cultura, Mariemm Pleitez.

“Las danzas y sus músicas son fundamentales para comprender la cultura. Al verlas nos vemos a nosotros mismos, nos vemos en un espejo en el que podemos ver al mismo tiempo a nuestros abuelos y a nuestros hijos”, agregó la funcionaria.

“Las danzas están vivas, se mueven, mutan, pero siempre expresan el sentir profundo de un pueblo, cambian de piel, pero son necesarias para el autoencuentro; cambian de piel porque pasan de los abuelos, los hijos y los nietos”, puntualizó la titular de Cultura.

Los grupos que fueron beneficiados interpretan las danzas de la negra Sebastiana, de Tacuba; Los negritos y los emplumados, de Cacaopera; Los historiantes y los chapetones, de Panchimalco, y los historiantes, de San Miguel Tepezontes.

Como parte del proyecto, que asciende a más de $16 000, el Ministerio de Cultura favoreció a 90 bailarines pertenecientes a los grupos de danza; asimismo, se colocarán vitrinas en diferentes Casas de la Cultura que contienen la historia de las danzas tradiciones de Panchimalco, Cacaopera, San Miguel Tepezontes y Tacuba.

Además, el plan comprende el apoyo de las Casas de la Cultura para salvaguardar y promocionar la identidad cultural de la localidad.

Por su parte, el viceministro de Cultura, Eric Doradea, reconoció que los danzantes “son herederos culturales”. “La tradición y la cultura en ustedes tiene un rostro, son depositarios de una cultura milenaria rica en identidad”, destacó.

“Este proyecto se reviste de importancia precisamente por esto, porque a través de esta acción vamos a fortalecer a nuestras identidades que nos hacen ser salvadoreños”, indicó Doradea.

Las danzas tradicionales de El Salvador son expresiones sincréticas (fusión de tradiciones indígenas con elementos propios del cristianismo) que conviven simultáneamente con bailes actuales.

Son bailes ceremoniales o lúdicos ejecutados por integrantes de una comunidad indígena nahua, kakawira, lenca o afrodescendiente.

Samuel Márquez, líder indígena de Cacaopera, manifestó: “Para nosotros, como pueblo kakawira, es un momento histórico, es un paso importante en el nuevo Gobierno y esperamos que estos procesos de reconocer a un El Salvador multicultural y multiétnico sea un paso a seguir”.

Asimismo, el líder agradeció el apoyo del Ministerio de Cultura para el fortalecimiento y preservación de las danzas tradicionales de El Salvador.

“Es un trabajo arduo el que está haciendo el Ministerio de Cultura al entregarnos esta indumentaria y es de agradecer, pero más allá de agradecer hay que cuidarlo. No lo llevamos para tenerlo guardado, llevémoslo para usarlo y transmitir a los niños y jóvenes el conocimiento”, instó Márquez.

De igual manera, Felícito García García, líder indígena de Tacuba, reconoció el apoyo por parte de la entidad cultural: “En el tiempo que tenemos de sacar la danza jamás habíamos recibido apoyo de una institución”.

“Es un gran aporte al grupo porque hemos andado en estos tiempos atrás con sacos rotos y prestados, y ahora ya con saco nuevo, sombrero y toda la vestimenta; hasta los integrantes tienen la cara alegre”, añadió el representante de Tacuba.

En la actualidad, las danzas tradicionales son parte del legado ancestral de las comunidades indígenas y afrodescendientes de El Salvador, que históricamente han sido transmitidas de generación en generación.

Estos bailes, fortalecidos por el Ministerio de Cultura, cuentan ya con el relevo generacional, como herencia ancestral que se transmite de forma oral; además, son populares, tradicionales, anónimas y colectivas.

Danzas tradicionales de El Salvador

Los chapetones” es una danza tradicional que se celebra en el municipio de Panchimalco. Constituye una sátira mordaz de los modales burgueses españoles de la época. La integran doce bailarines y tres músicos.

Los historiantes” de Panchimalco es prestada por un grupo de danzantes indígenas que personifican a los moros y los cristianos. El elenco está integrado por doce bailarines y dos músicos que interpretan sones con el pito y el tambor.

Los historiantes” de San Miguel Tepezontes es interpretada por un grupo de danzantes que personifican a los moros y los cristianos. Sus integrantes portan coronas de lata, pañuelos, máscaras, mandiles y capas vistosas.

La negra Sebastiana” es una danza de cortejo, un baile donde participan 20 ejecutantes: cuatro capitanes, seis vasallos, cinco viejos, dos mexicanos, un cargador del toro, un payaso y la negra Sebastiana. Todos son voluntarios y el parlamento es el original, que ha sido transmitido de manera oral.

Esta tradición pertenece al municipio de Tacuba, un poblado del departamento de Ahuachapán reconocido por la Asamblea Legislativa de El Salvador como Territorio de Comunidades Indígenas.

Los negritos” se baila en la localidad de Cacaopera, departamento de Morazán. Anteriormente era conocida como “La República” y es interpretada por 20 danzantes.

El grupo se divide en dos cuadrillas (la de la Virgen y la del Señor), cada una con loa personajes de Negro Mayor, Capitán, Bandera y Varita. Terminada la ceremonia religiosa, salen a las calles a acompañar la procesión.