LOGO INSTITUCIONAL
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
EN ES

El MUNA celebró la poesía de Pedro Geoffroy Rivas

En el marco de la celebración del equinoccio de primavera y del Día Mundial de la Poesía se conoció la obra del poeta salvadoreño.

La Dirección Nacional de Bibliotecas, Archivo y Publicaciones y el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA), llevaron a cabo, este 21 de marzo, la presentación de la antología de ensayos “La mágica raíz”, de Pedro Geoffroy Rivas.

“El Ministerio de Cultura ha llevado a cabo varias actividades en torno a la poesía, al verso. Muchos de estos poemas se han convertido en canciones. Desde la dirección habíamos querido presentar el libro de Pedro Geoffroy Rivas”, dijo Guillermo Baires, coordinador de Proyectos de  la Dirección Nacional de Bibliotecas, Archivo y Publicaciones.

La antología fue presentada por el director del MUNA, Danilo Villalta, quien profundizó en la obra del poeta Geoffroy Rivas (1908-1979), mientras que el poeta Mario Noel Rodríguez leyó  fragmentos del libro “Los nietos del jaguar”, acompañado de un tambor y de una sonaja.

Rodríguez  mencionó  la relación y similitudes entre Geoffroy y Roque Dalton, ya que además de ser poetas ambos estudiaron derecho y luego antropología en México.

Esta relación queda evidenciada en la  introducción que hizo el también escritor Luis Alvarenga en “La mágica raíz”,  donde escribió: “En el 57  (Geoffroy) es ya una leyenda. Posee ante los jóvenes escritores —los de la Generación Comprometida—, el aura de ser el poeta del 32, el escritor exiliado por las dictaduras militares. Se acerca, especialmente, a dos muchachos que más tarde morirían trágica y absurdamente: Roque Dalton y Otto René Castillo”.

“La actividad me dejó una responsabilidad: conocer más de la cultura salvadoreña, sobre todo de la literatura; sería interesante que todo ese conocimiento que nos dieron los presentadores lo socialicen para promover a nuestros escritores”, opinó Johanna Marroquín, quien se ganó un ejemplar del libro, tras mencionar los nombres de tres mujeres poetas salvadoreñas.

Luego de la lectura de poemas, el público visitó la Sala de Migraciones del museo y conoció la perfumera, una pieza arqueológica de cerámica que tiene escritos glifos mayas.

Hace unos años, el texto fue parcialmente traducido por los arqueólogos norteamericanos Marc Zender y Jeb Card. Los glifos dicen: “Esta vasija fue dedicada y es propiedad de K’ahk’  Uti’  Witz’ K’awiil, rey divino de Copán y señor del sur”.

La celebración de la obra del poeta tiene especial relevancia para el MUNA, pues uno de sus espacios lleva su nombre: el auditorio Pedro Geoffroy Rivas.