LOGO INSTITUCIONAL
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
EN ES

Viceministro de Cultura participa en congreso del Año Iberoamericano de las Bibliotecas

El funcionario moderó el panel de discusión titulado Bibliotecas y soluciones locales.

El viceministro de Cultura, Eric Doradea, participó como moderador en la segunda jornada del congreso del Año Iberoamericano de las Bibliotecas, denominado Diálogos Bibliotecarios para Crear Futuros, el cual se llevó a cabo de manera virtual este 20 de octubre.

El encuentro virtual contó con la participación del director de la Biblioteca del Congreso de la Nación de Argentina, Alejandro Santa; la directora de la Biblioteca Nacional Eugenio Espejo de Ecuador, Katia Flor, y el  coordinador técnico de Políticas de Ciudadanía y Garantía de Derechos del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo del Consejo Nacional de Justicia de Brasil, Felipe Athayde Lins de Melo.

“Estamos en un momento atípico, en  una situación compleja que nos obligó a repensarnos como bibliotecas, a buscar otras alternativas, a cuestionarnos, a replantearnos a nivel planetario, pero también a nivel local. Hay un ejercicio que nos obliga a dar mejores aportes”, planteó el viceministro Doradea.

En esa línea,  los participantes compartieron sus experiencias desde el inicio de la pandemia por COVID-19,  la cual los llevó a articular su trabajo con la comunidad, pensando soluciones y alternativas.

Los bibliotecarios hablaron de cómo se prepararon en ese momento, con propuestas virtuales para atraer a nuevos usuarios a las páginas web de sus bibliotecas, así como difundir sus actividades a través de las redes sociales.

“En la Biblioteca del Congreso decidimos ser una biblioteca pública orientada a la población que no tiene los recursos, profundizamos los programas de inclusión”, comentó Santa.

“Las soluciones reales tienen que estar ajustadas a los problemas locales. Los recortes presupuestarios han afectado al sector cultural, la pandemia ha trastocado todas las finanzas y las bibliotecas han tenido que reinventarse”, opinó la ecuatoriana.

Además, Flor destacó los proyectos que elaboraron a partir de estudiar las necesidades locales de las comunidades, entre estos la lectura en altoparlante en lengua quechua y en castellano.

“Necesitamos bibliotecas activas para seguir creando identidad, conocimiento. Las bibliotecas generan seres humanos más sensibles”, apuntó Flor.

Por su parte, el brasileño Lins de Melo, habló sobre la realidad de la comunidad recluida de su país, que asciende a más de 600 mil reos, y de la existencia del Instituto de Remisión de Penas, el cual impulsa un programa para la disminución de penas carcelarias para los reos que leen. 

Dicha experiencia fue comentada por el viceministro Doradea, quien dijo que “El Salvador está iniciando un proceso para crear una red de bibliotecas en centros penales”.

Finalmente, todos los especialistas coincidieron en que hay que mirar hacia el futuro, dar mejores herramientas y preparación a los bibliotecarios, porque los espacios de lectura son indispensables.

“La pandemia nos trajo la necesidad de reinventar la vida y el peso del aislamiento social. Significó el aumento de la violencia y el sufrimiento. El libro fue la única brecha de esperanza en las cárceles”, concluyó de especialista brasileño.

El congreso fue organizado por el Programa Iberoamericano de Bibliotecas Públicas (IBERBIBLIOTECAS), que es una red de cooperación iberoamericana que busca contribuir a la consolidación del Espacio Cultural Iberoamericano y reafirmar la función social de las bibliotecas públicas.

Publicado el 20-10-2021.

Etiquetas: ,