LOGO INSTITUCIONAL
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
EN ES

Cihuatán cumplió 45 años como Monumento Arqueológico Nacional

En 1929, Antonio Sol, asistido por el arquitecto Augusto Baratta, investigó la pirámide principal y el juego de pelota norte de Cihuatán. Estas fueron las primeras excavaciones oficiales en la historia de El Salvador.

El Parque Arqueológico Cihuatán fue declarado Monumento Arqueológico Nacional el 6 de mayo de 1976, por medio del Decreto Legislativo n.° 508, el cual fue publicado en el Diario Oficial número 95, tomo 251, con fecha 24 de mayo de 1976.

Con ese mismo decreto se declararon también como Monumentos Arqueológicos Nacionales los sitios Cara Sucia, Casa Blanca, El Trapiche, San Andrés, Tehuacán y Quelepa.

Cihuatán ha sido señalado como el mayor sitio arqueológico de El Salvador. Posee una extensión estimada de tres kilómetros cuadrados. El sitio cubre una loma que domina el amplio valle formado por los ríos Acelhuate y Lempa, a 36 km al norte de San Salvador. Al oriente de Cihuatán se alza el cerro Guazapa.

La ocupación del sitio se estima entre los años 900 al 1200 d. C., durante el periodo Posclásico temprano.

El centro monumental de Cihuatán se encuentra en la cima de la loma y puede ser dividido en dos partes: el centro ceremonial oriente y el centro ceremonial poniente, que es donde se han concentrado la mayoría de investigaciones.

El centro ceremonial poniente consiste en un recinto amurallado que abarca una pirámide principal conocida como Estructura P-7; dos juegos de pelota, varias construcciones ceremoniales y un edificio que se cree servía como palacio. Posee una plaza que habría sido el lugar para mercados y festivales.

El centro monumental de Cihuatán estaba rodeado por casas comunes. A la fecha, se han identificado más de 1200 rasgos estructurales visibles en la cuarta parte de la zona residencial y hay evidencia de que las casas se agrupaban en barrios, cada uno con un templo vecinal.

La acrópolis servía para dar realce a una gran estructura denominada como Palacio de los Señores de Cihuatán, el cual tiene un techo plano de azotea sostenido sobre columnas gruesas de barro. Al igual que otros palacios en el centro de México de esa época, esta estructura tenía un patio grande con habitaciones o salas alrededor.

Cihuatán cuenta con un museo denominado en honor a su primer investigador, Antonio Sol, quien inició con las excavaciones en 1929. Previamente, en 1925, el arqueólogo Samuel Lothtrop visitó Cihuatán y preparó el primer plano del sitio.

En 1954, 1965 y 1967, el arqueólogo estadounidense Stanley Boggs realizó investigaciones y, entre 1953 y 1994, el Estado salvadoreño adquirió las 102.7 manzanas de terreno que ahora conforman el parque arqueológico, el cual se abrió al público el 17 de noviembre de 2007.

El proyecto de parque arqueológico fue desarrollado por la Fundación de Arqueología de El Salvador (FUNDAR), entidad que coadministra el espacio junto con el Ministerio de Cultura.

En los últimos años, el sitio ha sido investigado por los arqueólogos de FUNDAR.

Además, fue declarado Bien Cultural a través de resolución interna con fecha 17 de abril de 2007. Desde el año 2009, posee Escudo Azul, que es el emblema de protección de la Convención de La Haya de 1954.

Publicado el 11-05-2021.