LOGO INSTITUCIONAL
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
EN ES

La Gruta del Espíritu Santo cumplirá 49 años de ser Monumento Nacional

El sitio arqueológico Gruta del Espíritu Santo está ubicado en el municipio de Corinto, departamento de Morazán.

La Dirección de Registro de Bienes Culturales conmemora la declaratoria como Monumento Nacional de la Gruta del Espíritu Santo por medio del Decreto Legislativo n.° 25, con fecha 29 de junio de 1972.

La Gruta del Espíritu Santo es un abrigo rocoso en el cual se pueden observar pictografías y petrograbados de aproximadamente unos siete mil años de antigüedad.

Las pictografías fueron realizadas con pigmento vegetal  y  mineral, y  los petrograbados los hicieron al extraer ciertas partículas de la piedra para crear incisiones.

En el sitio se pueden apreciar representaciones antropomorfas sencillas como manos, figuras de hombres con lo que podrían ser penachos, aves y círculos concéntricos o geométricos pintados en varios colores, aunque es la tonalidad rojiza la que más resalta —un color que pudiera derivar del cinabrio, que es un mineral—.

La Gruta del Espíritu Santo pudo haber tenido diferentes ocupaciones desde finales del periodo Paleoamericano o Paleoindio (hace 8000 años), cuando los habitantes de estas tierras aún eran nómadas.

Las primeras investigaciones de las que se tiene conocimiento iniciaron en 1889, a cargo del historiador Santiago Barberena, quien visitó el sitio y describió las pinturas rupestres.

En 1972, el Dr. Wolfgang Haberland realizó excavaciones en los alrededores del abrigo rocoso y, en 1996, la arqueóloga Elisenda Coladan realizó calcos y fotos de las pinturas rupestres.

En 2011, se realizó el proyecto Investigación, Mapeo y la Conservación del Sitio de Arte Rupestre de la Cueva del Espíritu Santo, financiado con el Fondo del Embajador de los Estados Unidos de América.

Desde 2012, el sitio posee el Escudo Azul, que es el emblema fijado en la Convención de La Haya de 1954 para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado.           

Además de ser una ventana al pasado, el sitio arqueológico Gruta del Espíritu Santo es un espacio natural donde los visitantes pueden recorrer senderos y escalar la roca de la gruta, que conduce a una privilegiada vista de los cerros circundantes y del poblado de Corinto.