La Dirección General de Patrimonio Cultural y Natural impartió una charla sobre patrimonio arqueológico y patrimonio cultural inmaterial (PCI) a pobladores de Nahulingo, Sonsonate, que viven en las cercanías del sitio arqueológico Tacuscalco, este 29 de junio de 2018.

Arqueóloga Margarita Morán.

 

“Tacuscalco pertenecía a uno de los cuatro Izalcos,  que estaba formado por Tecpan Izalco, Caluco Izalco, Nahulingo y Tacuscalco”, dijo la arqueóloga Margarita Morán, quien participó junto a su colega Miriam Méndez en la actividad organizada por la Asociación del Adulto Mayor de Nahulingo.

A través de la charla, los vecinos de Tacuscalco conocieron sobre la protección que tiene el sitio, el cual fue declarado como Bien Cultural desde 1997 y es el “único sitio arqueológico del país, del cual se conoce su nombre desde tiempos prehispánicos”, ya que fue allí donde en 1524, Pedro de Alvarado y sus aliados libraron la segunda batalla en tierras ahora salvadoreñas contra los habitantes de la zona.

En la actividad, la antropóloga Ana Mata habló también sobre PCI, y explicó las principales características de este: Se transmite de generación en generación, otorga identidad y pertenencia; es tradición viva en constante recreación,  y adquiere particularidades regionales y locales propias.

Luego, el técnico de PCI, Carlos Cortez, organizó grupos para que fueran los adultos mayores quienes hablaran de sus conocimientos, de la tradición oral del pueblo: Historias, mitos y leyendas. Fue así como empezaron a surgir testimonios y dibujos del paisaje cultural y natural que les rodea: Los ríos Quequeisquillo y Ceniza, y Los Cerritos, nombre con que son llamados los montículos del sitio.

Antropóloga Ana Mata con doña Rosario Soriano

 

Historias sobre milagros acaecidos también fueron recordadas: “Cuentan que la gente salía en procesión para que el río Ceniza no se fuera a desbordar, entonces sacaron a Santiaguito (Santiago Apóstol) a la orilla del río, y entonces el río ya buscó su caudal y ya no se metió en las casas”, narró la señora Isabel Salazar de Mena, quien dijo no recordar la fecha en que sucedió el gran “ciclón” que terminó de botar el antiguo templo de la localidad.

Al finalizar la actividad, el representante de la Asociación del Adulto Mayor,  Juan José Pérez, explicó que el objetivo de la charla era “que ellos conocieran cómo se está llevando el proceso del sitio arqueológico que ha sido dañado por la empresa Fénix, que también está atentando contra los recursos naturales”.

Álbum de fotos:

IMG_5868