La Casa del Escritor fue el escenario donde se desarrolló una tertulia de mujeres en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Los tópicos estuvieron a cargo de la Dra. Juana M. Ramos, investigadora y docente de la Universidad de Nueva York, y la Lic. Cristina García Castro, de la Dirección General de Investigaciones del Ministerio de Cultura.

Ambas investigadoras abordaron las temáticas que han publicado en la revista Identidades 13 y 14 dedicadas al tema: “Estudios de género y feminismo en El Salvador y Centroamérica”.

El artículo de la Dra. Ramos que aparece en Identidades se titula “Desde todos los frentes: Lo femenino al servicio de la guerra en ‘Tomamos la palabra’. Mujeres en la guerra civil de El Salvador”, en el que describe el rol y las tareas que las mujeres desarrollaron en los diferentes frentes del proceso revolucionario salvadoreños, así como las causas que motivaron esta participación de las mujeres en los campamentos guerrilleros.

“El trabajo de las mujeres en la guerra continúa con un patrón patriarcal, pero si bien es cierto nos permite ver otra arista en estas tareas, permiten que las mujeres se empoderen de alguna forma; tareas como cocineras, sanitarias, brigadistas aportaron tanto al proceso revolucionario, pues si no hubiese existido este aporte de las mujeres, el proceso revolucionario no se hubiera radicalizado y durado los 12 años que duró la guerra”, comenta la articulista.

Por su parte, la investigadora García Castro aportó desde la perspectiva de su artículo, “La liga femenina salvadoreña: Un acercamiento a sus discursos en la década de 1950”, sobre los primeros movimientos de mujeres salvadoreñas de cara a la participación política.

“Uno de los principales objetivos por lo que nació la Liga Femenina fue la consecución de los derechos ciudadanos para que pudiera votar”, expresó la historiadora, en referencia a que en 1948, época de fundación de la Liga Femenina, la mujer salvadoreña no podía votar.

La estudiosa agrega que este movimiento, según sus estatutos de fundación, ya que contaba con personería jurídica, poseía vinculación religiosa o política partidaria. Su principal discurso lo centraban en que se “velara por el reconocimiento de los derechos civiles y políticos de las mujeres”.

Este conversatorio contó con la participación de la representante de Naciones Unidas, Ana Elena Badía, y la jefa de Gabinete del Ministerio de Cultura, María Lilian López.

Vea la galería de imágenes del evento en el siguiente enlace:

4N4A1557