Presidencia de la República de El Salvador

Banner
Ruta: Temas Teatros Teatro Nacional de San Salvador



DNA/Artes escénicas - Teatro Nacional de San Salvador


Es una Institución Cultural que brinda servicios para el desarrollo de las artes, entre las que podemos mencionar: obras de teatro tanto nacionales como internacionales, conciertos de cámara, sinfónicos, música popular y folklórica, etc.

El Teatro Nacional cuenta con 5 espacios disponibles para la realización de estas actividades como lo son: la Gran Sala, el Foyer, Lobby, Sala de Cámara y Pequeña Sala. Edificio construido en 1917 de estilo renacentista francés y restaurado en los setentas. La cúpula de la sala principal cuenta con un mural del maestro Carlos Cañas. Actualmente está en restauración. Su capacidad es de 650 asientos.

 

Directora:
Jennifer Valiente

Correo electrónico:
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Teléfono:
Conmutador Tel. 2222-5689 / 2222-8750 / 222-5731


Dirección:
Calle Delgado y Avenida Monseñor Romero, Frente a Plaza  Morazán, Centro Histórico de San Salvador

 

Horario de atención:
Oficinas administrativas: De 8:00 am a 12:00 m y de 1:00 a 4:00 pm
Recorridos guiados: Los días miércoles a las 10:00 am y 2:00 pm

Espectáculos en la Gran Sala:
Presentaciones estudiantiles los días jueves y viernes, a las 10:00 am y 3:00 pm
Público general: sábados a las 6:00 pm y domingos a las 5:30 pm

Espectáculos en la Pequeña Sala:
Presentaciones estudiantiles los días jueves y viernes, a las 9:00 am y 2:00 pm
Público general: sábados a las 5:00 pm y domingos a las 4:30 pm

 

Historia

En 1841, la hermosa mansión Del Sr. Rafael Meléndez, albergaba momentáneamente las veladas que dieron origen en aquel entonces a los primeros intentos de teatro escenificado en El Salvador, año que fue el punto de partida del movimiento teatral Salvadoreño.   

A finales de 1842, Don Mariano Cáceres, levantó sobre las paredes de su casa una extravagante construcción que se convertiría en el primer edificio diseñado especialmente para representaciones escénicas. Se   trataba de un enorme cono de paja al descubierto ofrecía las condiciones acústicas  necesarias para las representaciones y así fue como se creó el primer Teatro que tuviera la clásica  ciudad de San Salvador, en el se presentaron obras como: CATALINA  HOWARD, EL SITIO DE LA ROCHELIA, LAZARO EL MUNDO entre  otras.

El Guatemalteco Tiburcio Estrada, visitaba con frecuencia esta sala con su compañía; este teatro lo sostenían los hermanos Cáceres: El Sr. Mariano, Polío y Alejo.

Cuatro años más tarde 1846, con motivo de celebrar las fiestas del Salvador del Mundo, los cachinflines y cohetes de varas terminaron por incendiarlo.

En 1852, a iniciativa del Sr. Francisco Dueñas y a instancias de Don Pedro Pomulo Negrete y Don Julio Rosignon, se dispuso  la construcción de  un Teatro Nacional, y desde ese año se designo ese lugar con el nombre de “SOLAR DEL COLISEO”, después de doce  años,  rigiendo por tercera  vez  los destinos del país,  Francisco Dueñas, vino a San Salvador,  Mariano Luke con su bien organizada compañía dramática, siendo en ese entonces sub- secretario de relaciones exteriores José cañas; el Sr. Mariano no estando dispuesto a trabajar a patio descubierto, ni salón reducido, surgió la construcción de un Teatro, fue así que el otro extremo de la cuadra donde existió el Teatro primitivo y donde se encontraron los escombros del edificio nacional en donde anualmente se reunía el congreso nacional que se construyó dicho edificio.   

Durante la presidencia del señor Francisco Dueñas, se le dio respaldo a la sugerencia de  Juan José Cañas a la construcción del Teatro y fue autorizado el Señor Felipe Chávez para cubrir semanalmente los gastos de la obra.       

Una vez limpio el terreno y bajo la dirección de  Mario Guzmán (constructor) y del Ing. José  Maria Peralta, se procedió a dar por iniciado los trabajos de edificación del Teatro.

Los materiales de construcción eran de excelente calidad, la madera se compro a bajo precio. Cinco meses después el Teatro comenzó a prestar sus servicios, pero el 18 de febrero de 1910, fue reducido a cenizas por un voraz incendio.

Registra la historia piezas dramáticas que en el antiguo Teatro estuvieron en escena, obras como: “Las dos flores o Rosa y Maria”, de  Francisco Esteban Galindo “Los Misterios del Hogar “de Román Mayorga Rivas, juntamente con Francisco Gavidia, “La Tragedia de Morazán” de  Francisco Díaz, “El Ursino y Júpiter” de Francisco Gavidia.

En ese recinto se escucho la voz del poeta Cañas, Francisco Castaneda, Rubén Darío, la voz de oro de Maria Guerrero, Antonio Arévalo, Francisco Sánchez Deleón y muchos otros.

En el año de 1903, se creó la Junta de Fomento de San Salvador, que llevó a cabo el concurso de planos; fueron los proyectos MELPEMONE y DOS PUNTOS AZULES, los ganadores del concurso, ambos de origen Francés.  

El 3 de noviembre de 1911, el Sr. Presidente Manuel Enrique Araujo Su gabinete y otras delegaciones, colocaron la primera piedra, quedando iniciados los trabajos del actual Teatro Nacional de San Salvador, este nuevo edificio de estilo del “Renacimiento Francés Modernizado”, ostenta una fachada de 42 metros de frente por 97 de altura y su construcción se efectuó por el sistema  HENNEBIQUE, es decir cemento armado. El edificio fue inaugurado por el Sr. presidente Carlos Meléndez el 1º de marzo de 1917.

Para el terremoto del 17 de junio de 1917 que literalmente dejo en el suelo todo San Salvador, el Teatro Nacional sirvió de refugio alrededor de 5 meses  para algunos grupos de la Policía Municipal.

En 1950 se crea la Dirección Nacional de Bellas Artes; al mismo tiempo se funda la Escuela Nacional de Teatro, Gerardo de Nieva el cual funcionaba en el Teatro Nacional en el Salón Grand foyer juntamente con la Compañía Nacional de Teatro.

A principios de 1966 el Teatro Nacional se convirtió en una sala de proyecciones cinematográficas; esporádicamente se realizaban presentaciones teatrales. En 1976 se dio inicio a una  remodelación  bajo la dirección del Arq. Ricardo Jiménez Castillo, quien con el apoyo del Gobierno de la República que financiaba la obra, se contrataron personajes selectos, como: Roberto Salomón para el escenario contemporáneo, Simón Magaña para la decoración, Carlos Cañas para la elaboración de pinturas y murales y Margarita Álvarez de Martínez para los acabados en repujados de cobres los que adornarían las puertas de palcos.  

Posteriormente se integraron al equipo de trabajo, artesanos de Ilobasco del cementerio General de San Salvador y alumnos del entonces bachillerarlo en Artes, estos últimos dirigidos por el Maestro Cañas.

Poca intervención tienen las fachadas exteriores, en cambio en el interior, según el criterio de Simón Magaña los espacios serian enriquecidos con decoraciones de diferentes estilos, unos diferentes para cada salón permitiendo acentuar el estilo ecléctico con el que originalmente fue concebido. Según el decorador su estilo permite seguir agregando elementos sin que todo esto lo dañe si no  por el  contrario lo enriquezca en términos propiamente estilísticos.

Con este propósito los espacios fueron decorados en estilos: Versalles, Rococó, Romántico y Art Nouveau, con toques regionales. Algunos de los muebles son elaborados en un taller en el Teatro, el resto del mobiliario fue importado de los Estados Unidos, así como alfombras, tapices, butacas y atriles; parte de esto imitando la línea Vienessa Thonet.

Las luces y sonidos fueron donados por el Gobierno de Japón e instalados por los empleados del Teatro Nacional en el año de 1992; todo el equipo cumple con los requisitos que las Artes escénicas demanda.

Especial atención merecen los murales del Maestro Carlos Cañas, el más importante ubicado en la cúpula elipsoidal de la Gran Sala de espectáculos; y el efecto total del ambiente nos recuerda la sala de espectáculos de la Opera de  Paris decorada con murales de Chagall.

El mural de la cúpula de la Gran Sala de 230 metros cuadrados aproximadamente, nos presenta como lo afirma su autor “Una secuencia feliz idílica de la vida”, que según su opinión es “su contribución a lo barroco americano de hoy”.

El criterio de la reciente intervención del edificio, parece haber sido de completar una obra inconclusa, de tal manera que pudiera funcionar de acuerdo a las exigencias contemporáneas para teatros multifuncionales.

En un esfuerzo extraordinario, el Teatro es reinaugurad el 5 de noviembre de 1978 con la entrega del premio Nacional de Cultura, que ese año le fue concedido al caricaturista Toño Salazar en la rama de Artes; y al Dr. Julio Fausto Hernández en la rama de la ciencia. Desde ese día a la fecha,  el Teatro se mantuvo en constante actividad sirviendo a la comunidad, con espectáculos de teatro, Música, Danza, Recitales, Conferencias y actos de gran relevancia en la vida cultural de El Salvador. El reestreno de la Gran sala se realizó con la puesta en escena de la obra “El Señor Presidente” montada por la compañía de Guatemala

El 16 de Febrero de 1979 por Decreto Legislativo, el Teatro Nacional de San Salvador fue declarado monumento nacional.  


“El Mural”

El Mural del Teatro Nacional de San Salvador mide aproximadamente doscientos treinta metros cuadrados y se encuentra en la cúpula elipsoidal, y se ha desarrollado una secuencia feliz idílica de la vida.
TNSS
Se divide en cuatro paños que definen los cuatro puntos cardinales. La división se presenta por la colocación de cuatro florales y libres, dejando entre base y base, los cuatro espacios por paños que son las caras del oriente, poniente, norte y sur. Al mismo tiempo son los puntos y las líneas que determinan el cuadrado de las áreas comprendidas en las cuatro esquinas de la cosmogonía maya; sin llegar desde luego como es obvio a la específica tipificación formista de su propia expresión grafica. Es pues un espacio cuyos cuatro puntos o esquinas originarias de un encierro octogonal, simbolizan en su frontalidad interna, las caras que determinan un cuadrado dentro del perímetro de la bóveda elipsoidal, patrón guía del mural, siendo así de esa manera cuatro los espacios derivados, los cuales a su vez forman cuatro instantes, cuatro sueños, cuatro realidades en un solo conjunto ideológico. Es la vida, sobre la creación vista y entendida la vida como creación humana, casual dialéctica, no metafísica pero así real, mágica y concreta en su sentido específico y global.  

En dos de las caras de los paños, los polos opuestos en la bóveda en su situación de oriente a poniente, se presentan dos fuentes, dos entradas, una es el mestizaje racial y la otra el mestizaje cultural.

La fuente ubicada en el polo oriental tiene como significado la vida del mestizaje racial. Es una figura femenina contenida en actitud oferente. Su cuerpo está envuelto por una cabellera agua de colores azules, partiendo de los tonos profundos y suaves hasta llegar a los tonos rojos y rosas, marcando así el encuentro de lo cálido y lo frio. La cabellera simboliza la fuerza del agua que recorre los campos propiciatorios, donde el movimiento de la vida se muestra en su actitud perpetua.

En la parte superior de la cabellera-agua, aparece un rostro y surgiendo de la interioridad de un huacal vegetal, símbolo del mestizaje aludido, quedando las dos figuras flotando en el pórtico mágico, lugar donde los espíritus del agua son portadores de lo trasparente. También rodean a las figuras centrales, los espíritus del aire, del sueño, así como dos figuras cuyas cabelleras de cerradas hojas las transforman en mujeres-arbustos; ambas figuras colocadas sobre jícaras gigantes, prodigan flores y rostros-flores.

En su opuesto, que es el paño ubicado al poniente, se encuentra la segunda fuente que presenta el mestizaje cultural que somos. Es una fuente compuesta de recipientes de vegetales secos, utilitarios de los cuales emerge una figura de pelo negro rodeada por cuerpos vegetales, humanos, como relación  directa de lo mágico en la realidad objetiva. Su atmósfera total queda complementada por vertientes líquidas de las bocas de lo tecomates dominantes. Y de ahí de nuevo los azules profundos y claros en armonía constante con los rojos vitales, armonía del agua, espíritus susurrantes, parejos a los espíritus del aire suaves y tonodizos. Las dos figuras de izquierda a derecha de la figura central, tienen sus cuerpos desnudos como todas las del conjunto composicional.

Las figuras en color de piel  natural, insinúan su trasformación, su mestizaje, su cultura y su escape del coloniaje. Ambas composiciones sostienen su fuerza expresiva sobre un basamento piramidal, el cual emerge de lo nuestro, de lo propio. Los dos grupos se encuentran en la tierra, en el aire, como el conjunto total, significante de realidades encontradas: lo mezclado de su producto nuevo.

Los dos paños situados de norte a sur representan un esquema de la felicidad, que es lo fresco y frutal de la vida en su plenitud oferente. Así la tierra queda dicha por grandes mangos dadores de vida, de realidad y de esencias aromáticas, ardientes y frescas al mismo tiempo.

Así como lo atestiguan  los cuerpos florales en el capítulo de la entrega, tal como se manifiestan en el paño sur; aquí el amor, la entrega total muestra su presencia en las dos figuras esforzadas en un solo cuerpo, que es la expresión del éxtasis en lo reunido. El episodio se ve en la parte superior del paño aludidos en ambos paños las cabelleras largas, abundantes, envolventes, se han tratado en su especificidad pero refiriendo datos particulares en ricas sugerencias como: tocados de telas y de mantillas que arrastran procedencias indígenas y españolas.

En el óvalo de la parte central de la bóveda queda presentada alrededor de su anillo o camisa arquitectónica una teoría del encuentro total de la realidad con lo soñado, es el coronamiento donde el principio de las cosas vuelve a ser causa, continuidad creativa, dialéctica.

Las figuras femeninas se encuentran adornadas de larga cabelleras negras, castañas y rubias; sus cabezas están coronadas de flores todas ellas tienen un movimiento manifestado por gestos teatralizados como condición plástica de la actividad teatral y su alusión al contenido del edificio. Los tres personajes masculinos visten atavíos de distintas épocas del coloniaje, representando así el memorialismo de mi pintura. Ello es también la transformación de dos culturas en una sola.

Las tres parejas, hombre y mujer; tienen como significado la evolución en el tiempo desde la conquista a nuestro momento de los gemelos formadores en su encuentro con la visión del cambio del mundo.
El color con el cual se ha tratado la parte superior del mural, es el azul profundo pleno de modulaciones tonales que sobrepasan el encierro de la linterna final y sus cuatro vitrales áureos, logrando con tal procedimiento sacar lo interior al mundo exterior y traer por el mismo conducto, el mundo exterior al  espacio interno y cerrado del teatro. Este mural muestra dentro de su estructura rítmica y ascendente, real y mágico, mi contribución a lo barroco americano de hoy, conjuntando totalmente mi pintura con lo arquitectónico, como echo fundamentalmente material.


“Espacios del Teatro Nacional” Antes del terremoto del 2001

En todos los espacios interiores del edificio del Teatro, se han efectuado cambios de tipo espacial y estructural, con el fin de hacerlo utilizable para nuestra época, para todas estas modificaciones se han podido contar con la habilidad del trabajador, artesano y artista salvadoreño.

La calidad de los modelados nuevos, diseños, repujados en cobre que enumeran las puertas de los palcos, las molduras, los cortinajes, una integración estructural al estilo de la época, para así poder coronar el todo como un mural que precisamente viene a conjugar lo contemporáneo con lo de la época en que fue construido.

El Teatro Nacional cuenta con tres niveles constituido por:

Primer Nivel
La sala principal  con una capacidad para 388 personas (292 butacas y 21 palcos incluyendo el Palco Ministerial)
El Café Teatro, actualmente es utilizado para exposiciones y eventos culturales y sociales.
El Lobby, es una sala amplia y lujosa utilizada para exposiciones pictóricas y todo tipo de eventos de carácter cultural y social y espacios en el costado oriente que albergan las áreas administrativas

Segundo Nivel
La sala principal con una capacidad para 143 personas (26 butacas y 25 palcos incluyendo el Palco Presidencial).
La sala de Cámara, está proyectada para conciertos de música de cámara, solistas, conferencias, teatro experimental, etc. y  está diseñada como un kiosco que puede funcionar como un escenario, las sillas han sido manufacturadas en madera y junco; podría ser utilizada como salón de actos no formales.

El Gran Foyer, amplio y lujoso utilizado para exposiciones y eventos de carácter cultural y social y un salón al oriente del edificio que aloja la Dirección Administrativa de la institución

Tercer Nivel
La Sala Principal tiene capacidad para 197 personas (141 butacas y 14 palcos),
La Pequeña Sala, su funcionamiento está proyectado para trabajos experimentales y para obras de corta duración tales como: ensayos, conferencias, talleres de investigación teatral, etc. esta sala está dotada de su propio equipo de iluminación, sonido y tramoya.
Salón tras cabina, utilizado para ensayos artísticos.

Finalmente, el Teatro Nacional cuenta entre sus múltiples espacios, con doce camerinos para los artistas debidamente equipados; estos podrán alojar a cincuenta artistas cómodamente; al costado oriente se ubica un pequeño salón que se utiliza para labores técnicas y administrativas.

Bibliografía
San Salvador Antiguo, nuestro Teatro Nacional por Juan José Caña.
Revista Cultural Nº 62, Dirección de Publicaciones, Ministerio de Educación de 1977.

Concepto para un acercamiento a mi Mural en el Teatro Nacional, Ministerio de Educación 1976-1977.
APORTES
Históricos: Prof. José Ángel Cañas Gómez
Arquitectónico: Arq. Claudia Alwood de Mata


Fases en su última remodelación y capacidad actual del Teatro

Inmediatamente después de los terremotos del 2001 se pone en marcha el proceso de recuperación de este monumento, que se inicia con un diagnostico técnico y propuesta de intervención a través de las siguientes fases:

FASE I: de noviembre de 2003 a agosto de 2004. Intervenciones realizadas: rehabilitación estructural en paredes y muros de cargas a base de resanes e inyecciones de grietas y parcheos estructurales; impermeabilización de losa y paredes del sótano; rehabilitación eléctrica hidráulica; suministro e instalación de los equipos de aire acondicionado; restauración de luminarias tipo María Teresa, molduras, pisos, escenario y pintura en general.

FASE II: de febrero a junio de 2004. Intervenciones realizadas: Rehabilitación de acometida, de las tomas e interruptores (cableado y peluquería), cableado del sistema de sonido y suministro de 14 bocinas; ordenamiento de tableros eléctricos; diagnósticos del sistema de alarma para incendios y de la subestación; diagnósticos y rehabilitación de la planta eléctrica. Se logra realizar el 60 % de la obra eléctrica.

FASE III: de diciembre de 2005 a julio 2006.Procesos de rehabilitación de las siguientes áreas: Teatro de Cámara, Café Teatro, servicios sanitarios del 1ero. y 2do.Nivel, dos camerinos, el Vestíbulo y el Gran Foyer – o salón Azul- y la rehabilitación del 80% de las luminarias del teatro.

FASE IV: Inició en julio de 2006. Fase de complementación de las obras de tipo estructural y eléctrico; asimismo incluye la rehabilitación del sistema contra incendio, escenario de la pequeña sala, retiro de tapices en la Gran Sala y tratamiento de paredes, enchapes en paredes de baños, restauración de puertas de madera y metálicas, así como de ventanas. Impermeabilización en paredes de culata y diagnóstico para la rehabilitación del proscenio. Se colocaron las alfombras y butacas de la gran sala.  

FASE V: 2007 Colocación de cortinas, telones, butacas, tapices.

FASE VI: 2008 en este primer trimestre del año, se realizan las obras que son la base para el funcionamiento del teatro, como es la habilitación del escenario con luces, sonido y requerimientos técnicos escénicos así como mobiliario general de las salas, camerinos y oficinas.

 

Capacidad actual:

espacios TNSS

 

Ficha Arquitectónica

El estilo del Teatro Nacional se le ha denominado Renacentista Francés. Esto se debe por que posee varios estilos combinados en algunos elementos constructivos y arquitectónicos.

El edificio cuenta con un sótano, cuatro niveles  y la azotea con 12 tragaluces incluyendo el de la cúpula.

El Teatro cuenta con una fachada principal y lateral (norte y poniente) con 45 mts de longitud en ambos lados. La altura desde la acera al parapeto es de 17.43 mts y al techo del escenario es de 25.94 mts.

Los corredores interiores: se observan pasillos con puertas de madera que poseen un medallón en la parte superior, confeccionados en cobre repujado. En las paredes y cielo falso se pueden observar molduras diversas: lineales y circulares colocadas en forma simétrica. El piso ladrillo de cemento de forma exagonal en colores gris, rojo y negro con figuras cúbicas tridimensionales.

El vestíbulo: en el primer nivel se ubica el vestíbulo el cual posee piso de mármol original, paredes con molduras; pilastras con capiteles jónicos, y “chandeliers” suspendidos del cielo falso y otros empotrados en las paredes, todos en estilo María Teresa.

La Gran Sala: en la gran sala se pueden observar balcones estriados, decorados con escudos repujados en cobre, molduras en forma de guirnaldas. En las pechinas se observan molduras con escudos en color dorado antiguo. En la parte superior del arco del proscenio se observa un decorado completamente con figuras de andeles. La tarima del escenario es de madera opacaste, el cual esta dividido en dos la pare frontal es un elevador hidráulico y la segunda es una tarima fija. 
La Gran Sala está conformada  por tres niveles; vista en sala tiene forma de elipse; el primer nivel cuenta con el patio de butacas, palcos de viudas que se utilizan para los equipos de luces, 6 palcos en cada costado y 9 palcos frontales; el segundo nivel de palcos se repite el mismo diseño pero es aquí donde se ubica el palco presidencial este cuenta con elementos de mármol (pechos de paloma), molduras, decoraciones que incluyen dos cariátides a cada lado. Las mismas pertenecen a la remodelación de los años 70. En el 3er nivel de la misma cuenta con palcos laterales y una galería de butacas en la parte frontal.

La cúpula: La pintura de la cúpula fue creada por el pintor Carlos Cañas, el nombre de la misma es “EL Mestizaje”. Al centro se observa un tragaluz que posee vitrales en las cuatro caras. Se dice que la pintura original de dicha cúpula estaba plasmada el Atlas en los cuatro puntos cardinales, sin embargo se desconoce el porque fue sustituida.

El Café Teatro: Ubicado en el Primer Nivel al costado poniente del edificio, cuenta también con una pintura en el cielo falso manteniendo el mismo concepto de la pintura de la Gran Sala.

Servicios al público: Los servicios al público de damas y caballeros cuenta con una decoración en relieve en las paredes con estilo Art Noveau, espejos empotrados con molduras ovaladas. Poseen apliques en forma de flor  de loto, detalle que se repite en algunas de las molduras en todo el edificio. En las paredes de los descansos de las gradas de áreas públicas se observa la cornucopia en la base de una ventana de forma elipsoidal.

Logotipo: El emblema (logotipo) o escudo del Teatro Nacional el cual se puede observar en ventanas, molduras en paredes, en remates de arcos de medio punto y en decorados de los telones de la Pequeña y Gran Sala; fue implementado en el ultimo periodo de remodelación, Diseñado por el arquitecto Luis Castillo. Su forma es elipsoidal con un decorado sencillo a cada lado, en la parte central se observan dos letras interpuestas la del fondo es la letra T y la antepuesta es la letra N, la ultima de 1/3 del tamaño de a la primera, el tipo de letra se conoce como “Times New Roman”.

 

Disposiciones:


Dim lights Embed Embed this video on your site

ViveLaCulturaWeb

 

 

  • Ministerios
  • Autónomas
  • Superintendencia
  • Otros