El Estado salvadoreño a través de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la República se declara ofendido por el hurto de nueve piezas arqueológicas de las instalaciones del Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA).

La denuncia fue hecha por el director nacional de Patrimonio Cultural y Natural, Marlon Escamilla; el director del MUNA, José Heriberto Erquicia; y el representante del Departamento Jurídico de Secultura, Francisco Gallardo, quienes explicaron el proceso iniciado en diciembre pasado, cuando se detectó el faltante.

El 22 de diciembre de 2016, se informó del hurto de seis piezas: cinco prehispánicas y una de la época colonial, tras lo cual se realizó un inventario que concluyó con el hallazgo (el 6 de enero de 2017) de un faltante de tres piezas prehispánicas más, sustraídas de las Sala de Entierros Prehispánicos, que miden de 1 a 6 centímetros y que pertenecen al ajuar de un entierro encontrado en Verapaz, San Vicente.

El inventario se realizó en las seis salas de exposición que están abiertas al público, en las cuales se encuentran más de mil 500 bienes de valor patrimonial de diferentes épocas, con medidas desde menos de un centímetro hasta más de 2 metros. El inventario requirió un recuento meticuloso y detallado de cada una de las piezas. Esto significa, en algunos casos, levantar capelos y vitrinas.

La Fiscalía General de la República y la Policía Nacional Civil llevan en curso la investigación del hurto desde el primer instante en que Secultura detectó la sustracción. Asimismo, se ha dado aviso a la INTERPOL.

 

San Salvador, 9 de enero de 2017.

 

Piezas sustraídas:

Portada conferencia de prensa PORTADA