El Museo de la Palabra y de la Imagen (MUPI) y la Fundación Salvadoreña para la Promoción Social y el Desarrollo Económico (Funsalprodese), son las dos instituciones culturales salvadoreñas  cuyos proyectos resultaron ganadores en la categoría III del programa Ibercultura Viva 2015.

jaab

Proyecto Ja’ab de edición colectiva y fomento de la escritura y la lectura en el área maya.

El MUPI y SOM Editorial Colectiva A.C. (México) ganaron con el Proyecto Ja’ab, de edición colectiva y fomento de la escritura y la lectura en el área maya. El Proyecto Ja’ab es una plataforma que pretende, de manera inclusiva y participativa, construir la primera colección colectiva iberoamericana que vincule a más de medio millar de jóvenes de cinco países (El Salvador, Honduras, Guatemala, Belice y México) en su confección.

Por otro lado, Funsalprodese y la Fundación SES (Argentina) resultaron ganadores con el proyecto «Los jóvenes cantamos nuestros derechos», el cual consiste en la producción de una pieza musical creada e interpretada por jóvenes de Argentina y El Salvador. La iniciativa se enmarca en la Liga Iberoamericana de Organizaciones de la Sociedad Civil (www.ligaiberoamericana.org). Uno de los resultados esperados es el fortalecimiento de la identidad colectiva de la liga por medio de la puesta en común de las miradas y las experiencias sobre educación y trabajo en la región.

La convocatoria IberCultura Viva de Intercambio fue creada para incentivar la integración y el desarrollo de redes entre organizaciones culturales de países iberoamericanos. Cada uno de los 14 premiados recibirá US$ 5.000. En total,  serán destinados US$ 90.000 en las tres categorías.

La convocatoria en nuestro país fue hecha a través de la Secretaría de Cultura de la Presidencia, cuyo representante nacional es el director de las Casas de la Cultura para el Desarrollo de la Convivencia y el Buen Vivir, César Pineda.

A través de estos programas, el Gobierno de El Salvador —miembro del programa Ibercultura Viva junto a otros países iberoamericanos que pagan una membresía anual de participación— impulsa el desarrollo de iniciativas culturales comunitarias.