El director de Arqueología, Hugo Díaz, participó como invitado en el Foro Nacional Tacushcalco: En Defensa de la Identidad y el Territorio, que se llevó a cabo este 11 de octubre, en el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán.

Díaz habló del daño patrimonial causado por la empresa Fénix S. A. de C. V. al sitio arqueológico Tacuscalco, donde la constructora continúa con las obras de la residencial a pesar de la orden de suspensión dada –en abril pasado— por el  Juzgado Ambiental de Santa Ana.

Además de la destrucción de materiales culturales, el director de Arqueología señaló que “hay un daño patrimonial en cuanto a la memoria histórica y el valor social que tiene el sitio con las comunidades colindantes, a tal grado que lo reconocen como Los Cerritos aludiendo a sus estructuras monumentales, es decir, a las pirámides y templos de nuestros antepasados”.

Díaz explicó que a Tacuscalco “no lo podemos entender sin su paisaje cultural y todo aquello de los recursos naturales que integran el concepto”, ya que  el concepto de ciudad para nuestros antepasados era bastante complejo, porque era el individuo con el ambiente una unidad, en la que no se podía entender el uno sin el otro.

De izquierda a derecha: Héctor Berríos, Salvador Recinos y Nicolás Sánchez.

El foro fue organizado por el Movimiento Tacushcalco, líderes de los pueblos indígenas y la Mesa Frente a la Minería Metálica, cuyo representante, Héctor Berríos, llamó a las comunidades a unirse para defender al sitio. “Si nosotros le ganamos a una empresa transnacional, ustedes también pueden ganarle a Fénix”, dijo.

Por su parte, el representante del Movimiento Tacushcalco, Salvador Recinos, dijo que presentarán un proyecto para convertir el sitio en un parque arqueológico “que sea una ventana que permita dar una visión de la relación de nuestros antepasados con la naturaleza, un lugar que se sustente en la cosmovisión de los pueblos indígenas”.

Los organizadores, denunciaron los intentos de Fénix: “La empresa se está moviendo, demandando que se retire a la jueza del Juzgado Ambiental, porque las resoluciones de la jueza son las que nos están dando el respaldo jurídico y si ese es el obstáculo que la empresa está evidenciando, es lógico que la empresa trate de quitarla del camino”.