El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, lanzó este día un proyecto piloto en la Casa de la Cultura y Convivencia en Jiquilisco, Usulután, como punta de lanza de una iniciativa que abarca a diez Casas de la Cultura en municipios prioritarios para trabajar en la promoción del diálogo, la convivencia pacífica y la participación ciudadana como mecanismo de  prevención de la violencia.

Este proyecto piloto denominado Casas de la Cultura para la Convivencia y el Buen Vivir es un esfuerzo gubernamental que realizan las secretarías de Cultura de la Presidencia (SECULTURA) y la de Participación Ciudadana, Transparencia y Anticorrupción (SPCTA), junto al Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE), así como los ministerios de Educación y de Gobernación y Desarrollo Territorial.

El presidente de la República enfatizó que su Gobierno «busca mecanismos de participación con la gente para gobernar desde abajo, no desde arriba, de los territorios y no de las oficinas». Por otro lado, el mandatario destacó el rol de la red de Casas de la Cultura, como espacios que fomentan la actividad artística y que posibilitan «una nueva gestión cultural que surge desde la comunidad».

Por su parte, el secretario de Cultura, Ramón Rivas, explicó la iniciativa: «Este es el inicio de 10 primeras Casas de la Cultura que vamos a convertir en puntos claves de referencia y de actividades puntuales, donde la cultura se convierte en un eje transformador en busca del Buen Vivir».

El financiamiento global del proyecto asciende a US $208,700.00, aprobados por la cooperación taiwanesa a través de la Embajada de China (Taiwán). La inversión se realizará en las Casas de la Cultura de nueve municipios con alto índice de violencia social: Soyapango, Mejicanos, Zacatecoluca, Cojutepeque, Santa Ana, Sonsonate, Colón, Jiquilisco y San Salvador. Esta última incluye dos núcleos de apoyo conformados por comunidades de la zona metropolitana y de Ciudad Delgado.

Para llevar a cabo este proyecto se desarrollaron cabildos abiertos y talleres en los que participaron actores locales (colectivos ciudadanos, artistas y miembros de las diferentes instituciones gubernamentales en cada municipio), en la formulación de las proyecciones y acciones que se realizarán en cada territorio.

Con esta iniciativa el Gobierno busca transformar las Casas de la Cultura en espacios de diálogo, encuentro ciudadano y cultural donde la gente pueda interactuar y potenciar la organización social.

Bajo esa línea una de las primeras acciones desarrolladas por las instituciones aliadas ha sido la remodelación de la Casa de la Cultura de Jiquilisco, en donde las instalaciones se han modificado sobre una normativa básica que busca facilitar el acceso a personas discapacitadas y adultos mayores.

Con este proyecto se pretende desarrollar la participación ciudadana y prevención de la violencia, sobre la base del Plan Quinquenal de Desarrollo, bajo el cual se promueve la cultura como un derecho y el acceso al arte en lugares excluidos.

Jiquilisco, Usulután, 23 junio de 2015.