Representantes de la Asociación Promotora de Derechos Humanos de El Mozote conocieron —el 5 de septiembre de 2019— la propuesta de los planos arquitectónicos del Centro de Memoria Histórica, que será construido para dignificar a las víctimas de la Masacre de El Mozote (1981).

El diseño fue presentado por un equipo de los Ministerios de Cultura y de Obras Públicas (MOP), que explicó que el edificio contará con espacios para exposiciones, administración, usos múltiples y un jardín contemplativo a la orilla del hueco que dejó una bomba lanzada en el lugar.

En el referido terreno funcionaba, antes de la guerra, la clínica del médico curandero Israel Márquez. Las bases de esta casa se han conservado y van a formar parte del Centro de Memoria.

“Debemos priorizar el uso del Centro de Memoria para lo que se ha concebido dentro de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para darle la importancia que merece”, dijo la directora de Patrimonio Cultural Inmaterial, Ana Mata, sobre el diseño presentado por la arquitecta Tatiana Rodríguez del MOP.

Sobre el espacio, el señor Leonel Batres, originario de El Pinalito, opinó: “Un lugar muy propicio donde poder venir a recrear las evidencias de cómo fue antes. Toda la gente que tenemos familiares masacrados vamos a sentirnos que tenemos un lugar donde venir a recordar, por ejemplo, yo perdí una hermana que está enterrada aquí en El Mozote”.

Representantes de la Asociación Promotora de Derechos Humanos de El Mozote.

Tras la presentación del diseño se efectuó un recorrido por el lugar donde se construirá el centro, en las cercanías del monumento principal a las víctimas. En el terreno trabaja desde hace unas semanas personal del Viceministerio de Vivienda, quienes serán los encargados de edificar la obra.

Entre las medidas implementadas por el Ministerio de Cultura para la reparación integral de las víctimas y el rescate de la memoria histórica está la Ruta de Memoria Histórica de El Mozote y Lugares Aledaños. La ruta está formada por 28 sitios: Los caseríos El Pinalito, El Mozote, Ranchería, Toriles y Jocote Amarillo, así como los cantones Cerro Pando y La Joya, de los municipios de Arambala y Meanguera, Morazán, donde según cifras oficiales en diciembre de 1981, fueron asesinadas 989 personas.