La Dirección de Arqueología del Ministerio de Cultura presentó —el 3 de abril de 2019— la ponencia “La perspectiva de la arqueología de género en Joya de Cerén”, a cargo de la arqueóloga invitada Andrea Quintanilla Álvarez, museóloga del Museo y Biblioteca Luis Alfaro Durán, del Banco Central.

Según Quintanilla, la arqueología de género surgió a partir del interés de conocer mejor las actividades femeninas en los contextos arqueológicos, especialmente en las unidades domésticas, puesto que es en ellas donde surgen las interacciones personales que influyen en la formación del género y en los roles asociados a este.

“En  el caso de Joya de Cerén, los roles que las mujeres habrían tenido en esta sociedad son más evidentes en los complejos domésticos, especialmente en el 1 y 2, y en estructuras como el temazcal y la casa de la chamana, puesto que estas estructuras no solo contienen materiales comúnmente asociados a las labores femeninas, como son los malacates y elementos para la preparación de la comida, sino que también históricamente son lugares en donde principalmente las mujeres han desempeñado sus labores o han estado muy relacionadas con ellas”, sostuvo. 

La arqueóloga agregó que en  estas estructuras “los roles que las mujeres tenían eran muy diferentes y abarcaban ámbitos además de los domésticos. Por lo tanto, el hecho de que los roles de las mujeres no se vieran limitados a los contextos domésticos, sino que también tenían labores artesanales y labores más públicas como curanderas y chamanas, refleja que ellas habrían tenido un papel muy activo dentro de la comunidad, puesto que a través de los diferentes trabajos que ellas realizaban, estaban participando en la construcción del tejido social y en el establecimiento de las relaciones de poder a través de los roles desempeñados en los distintos ámbitos: Doméstico, económico y religioso en la sociedad de Joya de Cerén”.

El enfoque de género de la charla llamó la atención de Eduardo Arriaza, quien tras escucharla manifestó: “Normalmente, lo que estamos estudiando en cualquier cultura siempre es la relación hombre, que si son soldados, chamanes o gobernantes, todo tiene la relación hombre, y ver a Joya de Cerén desde este punto me pareció muy interesante”.

Quintanilla Álvarez es miembro del Consejo Internacional de Museos (ICOM), trabajó en el Montaje del Museo del Banco Hipotecario de El Salvador y ha sido promotora cultural del proyecto Embajadores de la Cultura en los museos de San Salvador; además, ha colaborado con el Museo  Universitario de Antropología de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC), y en la organización y ejecución del Museo sin Muros dedicado a las mujeres científicas de El Salvador, UTEC.