Cihuatán

Cihuatán fue inaugurado como parque arqueológico el 17 de noviembre de 2007 y constituye uno de los tesoros arqueológicos más espectaculares y más importantes de Centroamérica.

Está ubicado sobre el kilómetro 36.5 de la carretera Troncal del Norte, 3 kilómetros al norte de la ciudad de Aguilares, a unos 30 kilómetros de la capital de San Salvador.

Comprende un estimado de 300 hectáreas de construcciones continuas en donde se han identificado tres áreas principales, con base al tipo de estructuras y las actividades que se desarrollaban en las mismas: un centro ceremonial, el cual está delimitado por una muralla circundante; el área de la acrópolis (gran plataforma sobre la que se ubican varias estructuras) en donde se ha identificado la zona habitacional de los nobles y el área doméstica, es decir, el lugar donde vivía el resto de la población. Se supone que la ciudad estaba rodeada por amplias tierras agrícolas.

Atractivos del parque:

  • Sala interpretativa.
  • Ciudad prehispánica (incluye la plaza amurallada con pirámides y varias otras estructuras, como el Centro Ceremonial).
  • Sendero arqueológico interpretativo. La visita es autoguiada, utilizando un folleto que se encuentra disponible en el cafetín.
  • Museo de sitio.

Museo Cihuatán edit

Parque arqueológico y centro interpretativo:
Cihuatán fue inaugurado como parque arqueológico en el año 2007, incluyendo la apertura del centro interpretativo y el Museo Antonio Sol, con la participación de FUNDAR, mediante un acuerdo de coadministración con el entonces Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (CONCULTURA), ahora Secretaría de Cultura de la Presidencia (SECULTURA).

Correo electrónico:
direcciondepatrimonio@cultura.gob.sv

Dirección:
Km 36.5, carretera Troncal del Norte, 3 Kms. al norte de Aguilares, San Salvador.

Horario de atención:
De martes a domingo de 9:00 a. m. a 4:00 p. m.

Historia

La antigua ciudad surgió después del llamado colapso maya, para convertirse en una capital regional entre los años 900 y 1200 d.C. Un informe municipal preparado por el municipio de Guazapa en 1859 aparece como una primera referencia a Cihuatán, refiriéndose a ella como los restos de “una ciudad grande y populosa”, pero es hasta la intervención del arqueólogo Samuel Lothrop (1925-1926) que surge el primer plano del sitio.

En 1953, el Estado adquirió 10.5 hectáreas de la zona para su protección y, en 1994, se adquirieron otras 61.3 hectáreas. Ahora, con un total de 71.8 hectáreas (102.7 manzanas), Cihuatán es el mayor parque arqueológico de El Salvador, con una extensión estimada en unos tres kilómetros cuadrados.

Cihuatán museoEl sitio tiene características urbanas: cubre una loma que domina estratégicamente el amplio valle formado por los ríos Acelhuate y Lempa (a 36 kilómetros al norte de San Salvador); su centro monumental se encuentra en la cima de la loma y puede ser dividido en dos partes: la acrópolis (también nombrada Centro Ceremonial Oriente) y el centro ceremonial (también llamado Centro Ceremonial Poniente). La zona monumental cubre aproximadamente 28 hectáreas (40 manzanas) de extensión.

La acrópolis es una plataforma muy grande que sostiene varios edificios. A mediados de siglo XX, Stanley Boggs investigó una plataforma pequeña (la estructura O-4) al sur de la acrópolis, en la que encontró alrededor de mil libras de fragmentos de cerámica, incluyendo incensarios espigados y una figurilla de un perro con ruedas. Debajo de este depósito descubrió el enterramiento de una mujer joven, junto con un perro y decenas de copas miniaturas.

Por otro lado, el Centro Ceremonial Poniente consiste en un recinto amurallado que abarca una pirámide principal (estructura P-7), dos canchas de pelota y varias otras construcciones, incluyendo templos, y un edificio que se ha especulado servía como palacio. Posee una amplia plaza que habría sido el lugar para mercados y festivales.