El Museo Regional de Occidente resguarda las cenizas de la escritora salvadoreña-nicaragüense, Claribel Alegría, junto a las de su esposo Darwin Flakoll, periodista, escritor y traductor estadounidense, informó la ministra de Cultura, Silvia Elena Regalado.

El anuncio tuvo lugar en el marco del Día Internacional de la Poesía, este 21 de  marzo, en las instalaciones del museo. “A un poco más de un año de su fallecimiento ―25 de enero de 2018―, como Ministerio de Cultura elegimos el Museo Regional de Occidente para que sea la casa donde descanse quien fue una escritora, poeta, narradora, ensayista y traductora”, dijo.

Asimismo, la maestra Regalado explicó que uno de los motivos por los cuales se resguardaron las cenizas en ese espacio cultural es porque desde sus primeros poemas, Alegría supo expresar líricamente su infancia y juventud en la ciudad de Santa Ana de los años 20, 30 y 40. “La autora manifestó en repetidas ocasiones que Santa Ana no dejó de palpitar en su vida, así anduviera al otro lado del mundo”, sostuvo.

Como complemento al resguardo de los restos de la poeta salvadoreña, el Ministerio de Cultura ha iniciado el procedimiento para que las cenizas sean declaradas como Patrimonio Cultural de El Salvador, para que con ello las presentes y futuras generaciones conozcan y valoricen a una de las grandes escritoras nacionales.

Para celebrar la vida y obra de la escritora salvadoreña-nicaragüense, el Museo Regional de Occidente inauguró una exposición permanente que muestra la trayectoria artística de Alegría, quien cuenta entre su obra las publicaciones “Cenizas de Izalco”, que narra la masacre de indígenas de 1932;  poemarios como “Anillo de silencio” y “Huésped de mi tiempo”, y la novela “Juego de espejos”.

Las obras más destacadas de la autora bajo el sello de la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI) se encuentran son: “Pueblo de Dios y de Mandinga” (Colección Ficciones), “Cenizas de Izalco” (Biblioteca Básica de Literatura Salvadoreña, tomo n.° 2), “Beni y otros cuentos” (colección de Libros Infantiles) y “Esto soy” (colección Orígenes), una de las antologías poética más completas que se ha hecho sobre la autora.

Desde 1964 hasta 2017, Claribel Alegría se hizo acreedora de más de 30 premios, reconocimientos, distinciones, diplomas, doctorados honoris causa, entre los que destacan: Premio Internacional Enastad de Literatura; Premio Neustadt, Oklahoma; Premio Literario Internacional Knos, Eslovenina; y el último, en 2017, Premio de Poesía Reina Sofía, España.

Las cenizas de la escritora llegaron al país en febrero de 2018 y fueron entregadas por la hija de la autora, Patricia Flakoll Alegría, en un acto en el Museo David J. Guzmán, para cumplir lo que dijo era uno de los últimos deseos de su progenitora.

4N4A2438