En septiembre, el Museo Regional de Oriente le invita a conocer su Pieza del Mes: Una placa de carreta.

Durante la presidencia de Salvador Castaneda Castro en 1946, se oficializó el primer Reglamento General de Tránsito, que tenía como fin ordenar, organizar, reglamentar y normar el transporte público; así mismo, contemplaba sanciones por incumplimiento. Las carretas contempladas como transporte tenían que cumplir requisitos para su circulación.

Antes de la masificación del uso del automóvil, las carretas eran uno de los medios de transporte para carga y pasajeros más usado en El Salvador. Hasta la década de los ochentas, no era extraño ver carretas circulando en las cabeceras departamentales y en la capital transportando pasajeros.

Junto con las licencias, las placas de matrícula de las carretas eran obligatorias. Se colocaba una de ellas en la delantera izquierda del vehículo. La placa que presentamos es del año de 1990, elaborada en lata; se observa el valor cancelado por ella (Ȼ5.00), el árbol de ceiba encerrado en un triángulo equilátero y, en la parte inferior, el número asignado (#1923). 

La pieza que exhibe el Museo de Oriente fue una de las últimas en ser emitidas pues, en noviembre de 1995, el artículo 128 que norma las carretas fue derogado por la Asamblea Legislativa de El Salvador. A partir de ese año, las carretas dejaron de ser normadas y consideradas como transporte público dentro del Reglamento de Tránsito y Seguridad Vial.

El Museo Regional de Oriente está abierto de lunes a viernes, de 8 a. m. a 5 p. m., y el sábado, de 8 a. m. a 1 p. m.

El espacio ofrece gratuitamente el servicio de recorridos guiados; para grupos grandes es necesario reservar el cupo al teléfono 2660-1275.

La entrada general al museo es de US$1.00 para nacionales y centroamericanos, y US$3.00 para otras nacionalidades. Niños menores de 12 años y adultos mayores de 60 disponen de ingreso gratuito, así como los estudiantes del sector público los días miércoles, jueves y viernes .