Más de mil personas se dieron cita en la velada cultural decembrina del Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán denominada MUNA de noche, el pasado jueves 6 de diciembre.

Este es un programa anual del museo que tiene por objetivo  acercar a los salvadoreños su patrimonio cultural material e inmaterial y el conocimiento albergado en el museo, en un horario extraordinario – de 5 p. m. a 11 p. m.-.

Asimismo, la actividad busca que las familias salvadoreñas tengan un espacio propicio para el goce y deleite de la cultura y sus diferentes manifestaciones.

“Esta es una forma de agradecerles por su acompañamiento y colaboración durante todo este año, a ustedes, el público, a quien nos debemos como museo”, abrió el encuentro el director de este inmueble patrimonial, José Heriberto Erquicia.

El también arqueólogo e historiador, explicó que abrir el museo en este contexto significa “el encuentro de las familias salvadoreñas con su museo”, en un ambiente festivo y navideño, que marca la pauta para el cierre de actividades del mismo.

La jornada inició en la plaza, a las cinco de la tarde, con un concierto de marimba ejecutado por Marimba, de la Alcaldía de San Salvador; luego, inició un show de mimo y el concierto de boleros, a cargo del dueto musical Lore y Concho.

A las siete de la noche, se tuvo la participación estelar de la Escuela Nacional de Danza Morena Celarié, quien deleitó al público con la presentación del  “Divertimento de ballet” y “Homenaje a Alfredo Espino” (Euritmia).

Las actividades  continuaron con una presentación de clown titulada “Los de al lado”,  por la Asociación Cultural Irreal Teatro, quienes expresaron que su espectáculo busca “no robarle la risa a la gente sino devolvérsela”; y  se interpretaron canciones adulto contemporáneo, gracias al debut del Grupo Blizz.

En el auditorio del museo se presentó la obra de danza contemporánea  “Hun – Camé, rey de Xibalbá”,  por Pánuk – Centro de Danza; un repertorio de música centroamericana a cargo de la Joven Orquesta de Guitarras de El Salvador y la proyección de la película “El Principito”, por la Alianza Francesa (AF), de San Salvador.

“Estamos muy orgullosos de colaborar en el MUNA de noche, con nuestros amigos del museo. Siempre es un placer participar en manifestaciones dedicadas al desarrollo cultural de El Salvador”, dijo el director de la AF, Max Vasseur.

La programación finalizó con un concierto navideño al aire libre, gracias Ars-Nova, Ensamble de Cuerdas.

Asimismo, se impartieron los talleres infantiles “Jugando al arqueólogo”, con el apoyo de la arqueóloga Ana Claudia Alfaro Moisa, y se habilitó la zona de coloreo, ambas actividades dirigidas por la unidad de Educación y Difusión del MUNA.

De igual manera, un taller de elaboración de faroles, ejecutado por la Embajada de Colombia en El Salvador y  un taller de reciclado impartido por el Fondo de Inversión Ambiental de El Salvador (FIAES).

Para Loelia Campos, quien es una joven de 29 años y asistió al evento acompañada de familia y amigos, este programa del museo es una “excelente forma de impulsar la cultura en el país, en la que personas de distintas edades se pueden reunir y convivir de manera sana”.

Además, se habilitaron recorridos guiados a las salas permanentes, exposiciones temporales y cuentacuentos.

Desde 2015, en cada edición del MUNA de noche, se han atendido y ofrecido servicios culturales para más de 900 usuarios, de manera gratuita.

4N4A3064