El Ministerio de Cultura a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural y Natural presentó –el 28 de septiembre de 2018— el  proyecto Construcción de Obras de Protección y Mejoramiento del Parque Arqueológico Joya de Cerén, por un monto de US$1 340 000.00 provenientes del Comité bilateral de Canje de Deuda Franco-Salvadoreño  (US$900 000.00) y del Gobierno de El Salvador (US$440 000.00).

La presentación estuvo presidida por la ministra de Cultura, Silvia Elena Regalado; el embajador de Francia en El Salvador, David Izzo; la directora de Patrimonio, Irma Flores; y el director de Arqueología, Hugo Díaz, quien explicó que el proyecto –cuya primera fase arrancó el pasado 24 de septiembre— contempla la construcción de tres cubiertas metálicas para los complejos 1, 2 y 3 del sitio, estabilización de taludes de ceniza, rehabilitación del museo, así como actualización de la señalética y del sendero interpretativo, el cual estará en español, francés e inglés.

“Agradecemos el apoyo de Francia y del Gobierno de El Salvador porque este es un paso fundamental para la conservación del sitio, que es una joya de la humanidad. Además de las obras en los complejos, se hará una nueva propuesta museográfica”, dijo la ministra Regalado.

“Nosotros, como Francia, tenemos una larga tradición de preservación del patrimonio nacional y es un honor trabajar con el Ministerio de Cultura y con los arqueólogos que conocen el sitio, ayudando y financiando estas obras para preservarlo, porque es importante para los salvadoreños, pero también para nosotros los franceses porque es un patrimonio mundial”, expresó el embajador Izzo.

La directora de Patrimonio, Irma Flores, explicó que en la primera fase —iniciada en el complejo 1— se realizarán sondeos arqueológicos entre pozos y trincheras, para determinar las áreas más adecuadas para colocar las zapatas de las columnas de las cubiertas que sustituirán a los deteriorados techos que existen y que fueron puestos de manera provisional hace más de 20 años.

El techo de la izquierda es uno de los que se cambiará por uno igual al del complejo 4 (foto de la derecha).

Las cubiertas que se instalarán serán iguales a la del complejo 4, la cual ha demostrado un mejor comportamiento en la estabilidad de temperatura y humedad en comparación del resto de techos; permite, además, instalar columnas asimétricas y está elaborada con materiales ligeros como el aluminio. Sumado al cambio de techo, se instalarán nuevos desagües y malla metálica para el aislamiento de fauna o el ingreso de animales a los complejos.

Esta primera fase es dirigida por la arqueóloga Michelle Toledo, quien conducirá también los trabajos para estabilizar los taludes de ceniza que rodean a las edificaciones, los cuales no presentan los ángulos apropiados. Dichos taludes se han convertido en una amenaza  para las estructuras prehispánicas luego de las excavaciones intensivas que se realizaron a finales del siglo XX y principios del XXI.

Se prevé que los trabajos de la primera fase durarán cinco meses, aunque el proyecto completo se extenderá hasta finales del 2019, y en él participará un equipo interdisciplinario de la Dirección General de Patrimonio Cultural y Natural, estudiantes de Arqueología y Arquitectura, así como trabajadores de la zona.

El proyecto fue formulado por un equipo interdisciplinario de la Dirección General de Patrimonio Cultural y Natural del Ministerio de Cultura.

Joya de Cerén fue sepultada por las cenizas del volcán Loma Caldera alrededor del año 650 d. C, las cuales preservaron el sitio y eso ha permitido apreciar la forma de vida de la aldea maya: Rituales, agricultura, comercio, administración del espacio, organización ciudadana, hábitos alimenticios, etc.

En 1993, el sitio arqueológico Joya de Cerén fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Álbum de fotos:

Joya_01