El Ministerio de Cultura conmemoró el Día Internacional de los Pueblos Indígenas en Cacaopera, Morazán, con el acto público del lanzamiento de la Ordenanza Municipal sobre Derechos de la Comunidad Indígena de Cacaopera.

La Ministra de Cultura, Suecy Callejas Estrada, se expresó en nombre del Gabinete Social, liderado por la primera dama de la República: “Somos un El Salvador multiétnico, pluricultural y eso es la diversidad que nos debe unir, la diferencia que nos debe unir y no separar, eso es lo más importante de todo”.

En su intervención, la funcionaria felicitó al alcalde y a su concejo municipal por ser pioneros a través de la ordenanza en establecer un apartado específico para el tema de los derechos de las mujeres indígenas.

La conmemoración estuvo presidida por la ministra de Cultura y la ministra de Desarrollo Local, María Chichilco, junto al alcalde de Cacaopera, Lorenzo Argueta, y el líder espiritual (misilan) Samuel Márquez.

La disposición municipal será de cumplimiento obligatorio dentro de la jurisdicción del municipio de Cacaopera y tiene como objeto la protección y la revitalización de su propia identidad, espiritualidad, de su tierra, territorio y de los recursos de su entorno ecológico.

Además, la iniciativa contempla la protección de los derechos de abuelos y abuelas, personas con discapacidad y niñez indígena, entre otros.

El misilan Márquez expresó: “Para nosotros esta declaratoria significa el proceso de una lucha por más de diez años. Al final se alcanzó la ordenanza que ha sido una consolidación de ideas de la comunidad”.

La conmemoración establecida por las Naciones Unidas tiene como temática este año las lenguas indígenas, por lo que estudiantes de la asignatura Identidad Kakawira del Centro Escolar Naciones Unidas de Cacaopera mostraron sus conocimientos en kakawira.

El alcalde municipal enfatizó: “Todos debemos sentirnos orgullosos de tener estas raíces y de ser de un pueblo originario kakawira, donde tenemos nuestras propias tradiciones, donde tenemos una lengua propia”.

De igual manera, la actividad rindió homenaje póstumo al tata Miguel Ángel Amaya, un incansable luchador de las comunidades indígenas del oriente del país, promotor cultural visionario que, entre otros loables esfuerzos, colaboró con el fortalecimiento de la Mayordomía Indígena de Cacaopera y elaboró el único libro sobre la cultura kakawira o cacaopera.

El evento presentó las danzas autóctonas “Los emplumados de Cacaopera” y “Los negritos de Cacaopera”, entre otras. Además, concentró la riqueza identitaria de las Casas de la Cultura de Morazán, La Union, San Miguel y Usulután.

La actividad fue coordinada por la Dirección de Pueblos Indígenas del Ministerio de Cultura, la Alcaldía Municipal y la comunidad de Cacaopera.