Durante un mes, la población salvadoreña disfrutó de más de cincuenta Encuentros Culturales bajo el lema “Mi país en paz y convivencia avanza”, que fueron una iniciativa presidencial para fortalecer la convivencia en las comunidades y las medidas de prevención, con el objetivo de crear oportunidades de desarrollo para la población, especialmente en la juventud.

Para conocer más sobre el tema conversamos con el director nacional de Casas de la Cultura para el Desarrollo de la Convivencia y del Buen Vivir, César Pineda. Aquí los detalles.

¿En qué consistió el proyecto de Encuentros Culturales?

El proyecto Encuentros Culturales “Mi país en paz y convivencia avanza”, fue una nueva estrategia que lanzó el señor presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, y su esposa, la primera dama, Margarita Villalta de Sánchez, a finales de abril, en la cancha número uno de la colonia Zacamil, en el programa Gobernando con la Gente.

Fue un programa especial del Festival para Buen Vivir, donde la población conoció este nuevo esfuerzo en el tema artístico-cultural que presidencia articuló junto con muchas carteras de Estado, para generar más espacios de convivencia en las comunidades y dinamizar los espacios públicos.

El objetivo fue dar a conocer las principales expresiones de la cultura de paz y generar espacios de convivencia en los territorios; este nuevo programa, donde las expresiones del arte comunitario y la cultura local se visibilizaron y las organizaciones civiles, los artistas locales, sobre todo la juventud, se expresó en todos los encuentros que estaban coordinados por diversas instituciones.

Nosotros, como Secretaría de Cultura, lideramos 17 Encuentros Culturales a nivel nacional, donde se sumaron el INDES, INJUVE, el MINED, PNC, CONNA, ISDEMU y el Ministerio de Gobernación; en fin, fuimos muchas instituciones de Gobierno que, con mandato del señor presidente, nos unimos en este esfuerzo en los territorios para darles espacios a la población para que disfrutara de los derechos culturales en los municipios.

¿Cuáles son los lugares que se intervinieron?

Principalmente, fueron los 26 municipios priorizados por el Plan El Salvador Seguro (PESS). Hablo de los grandes municipios de San Salvador, Mejicanos, Ciudad Delgado, Soyapango, Apopa, Ilopango y los municipios fuera de la capital como Jiquilisco, Zacatecoluca, San Miguel, Santa Ana; todos estos lugares vivieron las  fiestas de los Encuentros Culturales que se desarrollaron durante todo mayo y parte de junio.

Nosotros, como Casas de la Cultura y Convivencia, llegamos a todo el país. Tuvimos Encuentros Culturales con la población de Tapalhuaca, San Francisco Chinameca, La Paz; en Anamorós y Pasaquina en La Unión; San Francisco Morazán; Chalatenango; San Luis de Meanguera, en Morazán; Santiago Texacuangos, en fin, en muchos municipios de baja cobertura cultural.

¿Cuál es el papel que la Secretaría de Cultura, especialmente el que las Casa de la Cultura desarrolló dentro del proyecto?

Las Casas de la Cultura y Convivencia vienen desarrollando, como parte de sus programas anuales, un programa de difusión cultural como festivales y Encuentros Culturales en los departamentos, entonces, para los directores y directoras de las Casas de la Cultura esto no fue novedad, ya que lo venían haciendo año con año; lo nuevo fue que se unieron todas las instituciones del Estado para abanderar la cultura como un derecho humano, como una fuerza de cohesión y transformación social para nuestra población.

Las Casas de la Cultura no estuvieron solas sino que a los esfuerzos que realizaron los trabajadores culturales junto con sus grupos artísticos y artesanos de las comunidades se les unieron otros esfuerzos de articulación, como los Gabinetes de Gestión Gubernamental del Ministerio de Gobernación y los Comités de Apoyo Ciudadano de la Secretaría de Participación Ciudadana; en fin, la mayoría de carteras de Estado trabajaron con las Casas de la Cultura para desarrollar estos espacios culturales.

Nuestras funciones fueron de coordinar estos esfuerzos, unificar, visibilizar y empoderar a los artistas locales, y también entrever aquellos esfuerzos que se desarrollan en las Casas de la Cultura a favor de la prevención de la violencia, la promoción de una cultura de paz y convivencia, como las caravanas culturales que se desarrollan en el programa Actívate, las Colmenitas El Salvador, que están en muchos municipios —fueron una parte muy activa dentro de los Encuentros Culturales—, así como todas las expresiones artísticas de la cultura viva en las comunidades. Las Casas de la Cultura trabajaron como las principales protagonistas de estos encuentros en los territorios.

Los Encuentros Culturales denominados “Mi país en paz y convivencia avanza”, sensibilizaron a la población respecto a su derecho a la expresión artística para exigir el acceso a los bienes culturales, invitaron a los vecinos a ser parte integral de su comunidad y disfrutar en familia de actividades lúdicas que refuerzan nuestra identidad nacional salvadoreña.

¿Cuáles son los resultados de los Encuentros Culturales que disfrutaron las comunidades?

Durante un mes, nuestro país vivió una auténtica revolución cultural en los 53 Encuentros Culturales realizados y que son fruto de la visión de nuestro Gobierno de  articular  las instituciones en el territorio, donde jugaron un papel determinante los Gabinetes Gubernamentales de Gestión Departamental  y los gobernadores políticos, integrados por directores departamentales de MINED, INJUVE, MINSAL, PNC, SECULTURA, INDES y alcaldías, entre otros.

Más de 40 mil personas entre funcionarios, estudiantes, artistas y población en general disfrutaron del derecho a expresar nuestra cultura.

¿Cuál sería la reflexión final sobre el programa desarrollado?

Estas acciones sensibilizan e impulsan procesos de transformación de actitudes y conductas en la población, identificándonos con nuestros valores como pueblo solidario, diverso, multicultural y alegre. Asimismo, se  fortalece el sistema educativo, las instituciones públicas, visibilizan los esfuerzos ciudadanos, desarrollan talentos artísticos locales  y  generan espacios de sano esparcimiento y aprendizaje en la población para que de forma lúdica conozcan y practiquen los valores nacionales que promueve nuestro Gobierno.  Estás acciones de convivencia tuvieron énfasis en población adulta mayor, niñez y juventud.

Con los Encuentros Culturales se dan en cumplimiento a una de las metas del objetivo ocho (del Plan Quinquenal de Desarrollo) garantizando que los municipios del país reciban atención y acceso a los productos y servicios culturales.

Los Encuentros Culturales democratizan el arte y dan cumplimiento a la declaratoria de la UNESCO sobre los derechos culturales y la diversidad cultural, pues estos espacios generan expresiones en conjunto de distintivos espirituales, materiales, intelectuales, afectivos, modos de vida, valores, tradiciones y creencias en los territorios que nos identifican como pueblo y nación.

Estas expresiones de convivencia son una manera práctica de participación ciudadana, convivencia y una herramienta directa para informar sobre los logros e impactos de los programas que impulsa nuestro Gobierno.  Los Encuentros Culturales han permitido iniciar las bases para dar cumplimiento al Art. 90  y Art. 87  de la Ley de Cultura de El Salvador, que ordena al Gobierno central y las municipalidades generar espacios lúdicos para la niñez y juventud, para que puedan disfrutar del ejercicio del derecho a la recreación y el esparcimiento cultural, y la creación del Programa Nacional de Difusión Cultural en las Casas de la Cultura y Convivencia.