El Ministerio de Cultura a través del Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán y la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Adultas Desaparecidas (CONABÚSQUEDA) conmemoraron el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada (celebrado cada 30 de agosto).

El encuentro fue presidido por la administradora del MUNA, Nohemy Navas, en representación de la directora de Museos, Karen Estrada, y por el coordinador general de CONABÚSQUEDA, Arcinio Suira.

“Como Museo Nacional de Antropología, estamos interesados en trabajar por abrir espacios para la difusión y diálogo de este tipo de temáticas, y en este sentido aportar a la dignificación”, dijo Navas.

La actividad inició con la proyección del documental chileno: “Nostalgia de la luz”, de Patricio Guzmán, en el auditorio del MUNA, el pasado 28 de agosto.

Esta producción audiovisual relata la distancia entre el cielo y la tierra, la distancia entre la luz y los seres humanos. A tres mil metros de altura, los astrónomos venidos de todo el mundo se reúnen en el desierto de Atacama para observar las estrellas en el norte de Chile. Mientras los astrónomos buscan la vida extraterrestre, un grupo de mujeres remueve las piedras en búsqueda de los huesos de sus seres queridos eliminados por Pinochet.

Para traer a contexto nacional la temática del documental, se abrió un foro denominado “Que nadie olvide”, en donde participaron: Madre Sofía Hernández, del Comité de Madres; Gerardo Alegría, oficial nacional de los Derechos Humanos, y Corina Mejía, psicóloga de CONABÚSQUEDA, quienes abordaron desde sus experiencias el proceso que implica la desaparición forzada, los mecanismos de búsqueda de las personas desaparecidas y las condiciones para la reparación.

El objetivo de esta esta conmemoración era socializar con las nuevas generaciones los procesos que efectúan los familiares de las víctimas y las asociaciones por la justicia, verdad y reparación, una lucha colectiva no individual.

CONABÚSQUEDA tiene como misión establecer el paradero de las personas adultas desaparecidas durante el contexto del conflicto armado interno, gracias a las denuncias que sus familiares efectúan.

“Nos unimos al esfuerzo que han emprendido desde 1996, los Comités de Madres y las organizaciones de los derechos humanos para reivindicar y pedir a la Asamblea Legislativa que declare el Día Nacional de las Víctimas de la Desaparición Forzada en El Salvador”, explicó Suira.

La jornada finalizó con la exposición fotográfica titulada “Rosas en el mar: Mujeres buscando a sus desaparecidos”, la cual consta de 26 retratos de “ellas y sus desaparecidos”, es decir, la personificación de aquello que parece imposible encontrar: El amor, la verdad, la libertad, los lugares de la memoria y la paz.

Al evento asistieron, estudiantes, familiares de las víctimas de desaparecidos y público en general interesado.

Exposición fotográfica temporal: “Rosas en el mar: Mujeres buscando a sus desaparecidos».