El programa Actívate por la Convivencia es una iniciativa impulsada por el Gobierno de El Salvador. Gracias a la Secretaría de Cultura se promueve el arte en las comunidades, como parte de las medidas de prevención en los municipios priorizados por el Plan El Salvador Seguro (PESS).

El programa desarrolla eventos culturales y talleres artísticos, y para llevar un trabajo organizativo se coordina con los monitores regionales de cada zona del país.

Nineth Martínez es la monitora regional de oriente y desarrolla talleres artísticos en el municipio de Conchagua. Conversamos con ella para conocer sobre el trabajo que impulsa de la mano con las comunidades.

¿Cómo es su trabajo como monitora regional?

Mi trabajo es tener contacto directo con la gente, líderes regionales, pero sobre todo con jóvenes para dirigirme a ellos y hablarles sobre el Plan El Salvador Seguro y de nuestro programa Actívate por la Convivencia. Trabajando junto con la Secretaría de Cultura de la Presidencia queremos despertar las expresiones artísticas de los jóvenes y rescatar los espacios públicos de las comunidades que están dentro de los municipios priorizados, generar una cultura de paz y convivencia.

Cuéntenos un poco sobre su experiencia en el trabajo con la juventud

Bueno, fue un buen elemento escoger el trabajo de jóvenes para jóvenes, ya que tenemos ese empoderamiento de poder decirles a ellos: nosotros también somos jóvenes y trabajamos por ustedes; creemos que el arte y la cultura es un buen eje transformador para la sociedad, entonces concientizar de esa forma a los jóvenes, los motiva y tienden a ser parte de esa transformación.

¿Podría compartirnos cómo ha sido el impacto de la cultura en las comunidades?

Ha sido muy bueno, porque los proyectos que se organizan desde el programa pasan a las comunidades. Ellos lo reciben de forma positiva, ya que en cierto modo se han sentido en el olvido y cuando ven estas oportunidades se motivan y se hacen parte de estos proyectos. También le dan seguimiento para que otros jóvenes sean parte de lo que hacemos, eso es lo más importante que a nosotros como monitores nos satisface, ver a jóvenes que su visión sea contribuir para otros jóvenes.

¿Cómo ha contribuido la cultura sobre la prevención en los municipios priorizados?  

Yo creo que de forma general el trabajo que se hace como prevención ha generado un gran impacto en las comunidades. Desde la parte cultural ha contribuido aún más porque los jóvenes tienen esa oportunidad de desarrollar ese artista que ellos tienen dentro y a veces no lo explotan porque creen que no hay oportunidades, pero con el trabajo que realizamos llega esa oportunidad para estos jóvenes y es satisfactorio porque hay una transformación social con eso.

¿Cuáles han sido los resultados en la comunidad con el trabajo desarrollado hasta el momento?

Uno de los mayores resultados es que no solo jóvenes son parte del trabajo que realizamos en pro de la comunidad, sino también hay personas mayores, entre ellos líderes y no líderes de la comunidad, que contribuyen y creen en los jóvenes. Ellos los motivan para continuar en este trabajo y concientizan a la juventud; también, hasta el momento, se realizan talleres artísticos comunitarios donde los jóvenes aprenden a desarrollar una faceta artística; la apuesta por el arte  es una medida importante para la prevención.

¿Qué tipo de talleres se desarrollan actualmente?

Los talleres los realizamos en las comunidades de los municipios priorizados. En San Miguel contamos con un taller de minibatucada en la comunidad La Presita, a la misma vez se imparte un taller de dibujo y pintura, otro taller de teatro en la comunidad Milagro de la Paz y también una minibatucada; en el municipio de Conchagua tenemos un taller de batucada completa y se imparte en el Centro de Alcance de la comunidad El Güisquil, además también se imparte un taller de música, específicamente de guitarra, que entra en el programa como Oportunidades Educativas y se imparte en la Casa de la Cultura de Conchagua.

¿Cuántas personas participan en estos talleres?

Es mucha la presencia de los jóvenes. En el taller de música contamos con 11 chicos. En Conchagua dividimos los grupos: Uno matutino, ya que este se nos completó, y otro vespertino, en  el cual hay 17 integrantes hasta el momento; al final queremos beneficiar a 30 chicos. En la comunidad Milagro de la Paz tenemos 20 niños, niñas y jóvenes para el taller de teatro que se desarrollará en centros educativos y en los talleres de minibatucadas; en la comunidad tendremos alrededor de 15 chicos también.

¿Cuál es la respuesta de los jóvenes para estos talleres?

Es muy buena, porque la juventud está muy motivada en ser parte de los talleres que realizamos en sus comunidades. El resultado ha sido satisfactorio, porque los jóvenes asisten en los horarios indicados y van desarrollando habilidades con las técnicas que el tallerista les proporciona en sus clases, además de que siempre se les da conocimiento acerca del programa, quiénes somos y el porqué realizamos este tipo de trabajo con ellos.

¿Cuáles son los retos para tu trabajo como monitora regional?

Bueno, yo siempre he creído que la transformación de nuestra realidad es a través de la cultura. Abrir esos espacios y concientizar de cualquier forma a los jóvenes, al adulto y a padres de familia, que somos capaces de poder realizar buenos cambios. Mi reto es acercarme más a las personas, concientizarlos y que ellos crean que esos cambios se pueden lograr por medio del arte, también mantenerme en este trabajo, ya que me ha ayudado mucho porque he desarrollado una habilidad para mantener las relaciones sociales y eso era algo que se me dificultaba antes.

¿Qué se podría mejorar en los proyectos en pro de la comunidad?

Yo pienso que todas las cosas, todo lo que realizamos, siempre tiene algo que mejorar. Creo que siempre debemos de apostarle al trabajo hacia la juventud y que sea en pro a la transformación y generación de cambios para el país o dentro de su misma comunidad, para que sea ejemplo a otras comunidades o ya bien para otros municipios.

¿Qué mensaje le enviaría a la juventud salvadoreña?

Yo invito a todos los jóvenes a que sean parte de un eje transformador para el país, que exploren, que se eduquen y se expresen, pero sobre todo que crean en sí mismos, que sepan que son capaces de desarrollarse ya sea por un talento artístico o en lo bueno, en lo que ellos sean, pero que crean en sí y no se desanimen.