Cientos de estudiantes de diferentes centros escolares del departamento de Ahuachapán, se dieron cita en el cine Victoria, este 28 de febrero, para homenajear al “poeta niño”, Alfredo Espino, oriundo de esa zona.

La actividad fue acompañada por la secretaria de Cultura de la Presidencia, Silvia Elena Regalado, y el cantautor, antropólogo e investigador Guillermo Cuéllar, quienes compartieron poemas de Alfredo Espino, junto a representantes del Ministerio de Educación, la Asamblea Legislativa y población en general.

“Para nosotros, como Secretaría de Cultura, es un honor estar nuevamente en esta tierra y celebrar la vida de un gran poeta: Alfredo Espino”, detalló la secretaria de Cultura. Asimismo, la titular añadió: “Alfredo Espino fue un poeta que murió muy joven, a los 28 años; fue un niño y un joven como ustedes, que tuvo muchas ilusiones, mucha conciencia de la vida y del amor, que subió a los cerros que circundan esta ciudad y pudo ver desde arriba la vida que se movía en la cuidad, y diferenciar entre lo espiritual y lo material”.

También, la niñez y juventud ahuachapaneca recitó ―con alegría y pasión― muchos de los poemas escritos por Alfredo Espino y recopilados en su único libro “Jícaras tristes”.

Para finalizar su intervención, la maestra Regalado expresó: “Alfredo Espino dejó un legado imperecedero que sobrevive hasta nuestros días y sobrevivirá porque es una voz que nos habla de la vida, los valores, del amor, de la convivencia, la juventud y lo importante que es diferenciar entre los sentimientos constructivos y las acciones que destruyen la vida”.

La actividad fue coordinada por el Ministerio de Educación y la Secretaría de Cultura, con el objetivo de homenajear a uno de los poetas más leídos a nivel nacional, en el marco del 118 natalicio de Edgar Alfredo Espino Najarro (Alfredo Espino) ―cumplidos el 8 de enero de 2018― y sus casi 90 años de fallecido ―conmemorados cada 24 de mayo, desde 1928―.

El poemario “Jícaras tristes”, publicado por la Universidad de El Salvador en 1936, está dividido en seis partes —Casucas, Auras de Bohío, Dulcedumbre, Panoramas y Aromas, Pájaros de Leyenda y El Alma del Barrio—, que suman 96 poemas en total.

 

Recital poético_07