En el marco de las celebraciones por el décimo aniversario del programa Iberorquestas Juveniles, y en la Semana de la Cooperación Iberoamericana, se realizó el proyecto común denominado Orquesta Juvenil Iberoamericana.

Este proyecto consistió en una residencia artística en la ciudad de México, que fungió como país anfitrión a través de la Orquesta Escuela Carlos Chávez —perteneciente al Sistema Nacional de Fomento Musical (SNFM)—, como parte además del programa Los Pinos Suenan, de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México.

El encuentro artístico-académico se efectuó del 30 de octubre al 4 de noviembre, en el Complejo Cultural Los Pinos —antigua residencia de los presidentes mexicanos—, donde se reunieron jóvenes instrumentistas de Argentina, Chile, Costa Rica, Ecuador, España, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Uruguay y El Salvador.

Durante el encuentro, los 26 instrumentistas de 11 países iberoamericanos y los miembros de la orquesta anfitriona trabajaron con maestros del programa Iberorquestas y de la licenciatura que se imparte en el Sistema Nacional de Fomento Musical, con la finalidad de perfeccionar la técnica instrumental y la práctica orquestal, contribuyendo al desarrollo integral de los niños, niñas y jóvenes de la región.

La actividad concluyó con un concierto de cierre el pasado 3 de noviembre en el salón Adolfo López Mateos de la Ciudad de México, contando con un programa de música iberoamericana que incluyó “Punto santa librada” (Panamá); la obertura “Guillermo Tell” (G. Rossini); “Sensemayá” (México), y “Malambo” (Argentina), entre otras.

Por parte de El Salvador, la delegación estuvo integrada por los violinistas Humberto Hernández (Tonacatepeque) y Gabriel Chinchilla (Chalchuapa), además de la violista Dayany Aguirre (San Vicente) y el chelista Diego José Cruz (San Salvador), pertenecientes al Sistema de Coros y Orquestas Juveniles de El Salvador.