La Dirección de Arqueología le invita a la ponencia “La arquitectura de tierra durante los periodos Preclásico y Clásico en la zona arqueológica Chalchuapa”, a cargo del arqueólogo Shione Shibata, el miércoles 19 de septiembre de 2018, a las 2 de la tarde, en el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán. La entrada es gratis.

En esta ponencia se presentará el sistema constructivo aplicado a las arquitecturas de tierra desde el periodo Preclásico tardío hasta el Clásico tardío, es decir, entre los años 400 a. C. hasta 900 d. C. “tomando en cuenta sus estilos arquitectónicos con el fin de comprender la tradición constructiva en la zona arqueológica Chalchuapa”, explicó el arqueólogo japonés.

Ilustración de la zona arqueológica Chalchuapa; arriba a la izquierda El Trapiche, en el medio Casa Blanca y en el extremo inferior derecho se aprecia Tazumal.

Chalchuapa fue uno de los grandes centros ceremoniales de la región sur maya; la zona arqueológica posee diez áreas, que incluyen El Trapiche, Casa Blanca y Tazumal. Su ocupación habría comenzado hace unos 3200 años y se estima que su desarrollo como centro ceremonial inició alrededor del 400 a. C., cuando se construyó un templo piramidal de veintidós metros altura en El Trapiche.

A lo largo del periodo Preclásico tardío (400 a. C.–300 d. C.) el centro ceremonial se expandió hacia el sur y alcanzó al área de Casa Blanca; sin embargo, en el periodo Preclásico terminal (300 d. C.) ocurrió un cambio drástico de la ubicación del centro ceremonial principal desde el área de El Trapiche-Casa Blanca hacia el área de Tazumal, la cual habría funcionado posteriormente como el núcleo de la ciudad prehispánica durante el periodo Clásico (300-900 d. C.).

Shibata ha dedicado muchos años de su carrera a la restauración y conservación de las estructuras prehispánicas de algunos de los sitios arqueológicos de nuestro país. En 1997, junto a arqueólogos salvadoreños y japoneses empezó a experimentar con materiales más resistentes para la arquitectura de tierra.

Con las nuevas técnicas y materiales, se han intervenido las estructuras de los sitios arqueológicos Casa Blanca, Tazumal, El Panteoncito, Ciudad Vieja y, más recientemente, la estructura conocida como La Campana de San Andrés, cuya restauración ha sido dirigida por el arqueólogo japonés Akira Ichikawa.