“La arqueología del sur del AMSS. Análisis desde la arqueología preventiva y su potencial impacto en la construcción de la identidad salvadoreña”, es el nombre de la ponencia que brindó —el 24 de junio de 2019— el arqueólogo Carlos Flores Manzano, en el marco de las Jornadas Arqueológicas que imparte la Dirección de Arqueología del Ministerio de Cultura.

En su presentación, Flores Manzano dio a conocer la ubicación de varios sitios arqueológicos que se encuentran en el área metropolitana de San Salvador, donde se han “hecho gran cantidad de hallazgos, pero se ha investigado poco a causa del desarrollo urbanístico”.

El arqueólogo mencionó que en los últimos años se encontraron surcos de cultivo, esculturas en piedra, y cerámica de varios tipos y de diferentes períodos culturales en lugares como San Jacinto, alrededores del centro comercial Multiplaza, centro histórico de San Salvador, San Benito, Antiguo Cuscatlán y Nuevo Cuscatlán, entre otros.

“Es necesario seguir investigando en el centro histórico de San Salvador, cada vez que se haga una intervención”, dijo Flores Manzano, quien agregó que en la zona del Museo Tecleño, de Santa Tecla, también se hicieron hallazgos importantes de finales de siglo XIX.

La arqueología preventiva busca proteger el patrimonio, no detener el desarrollo, y que el Estado tenga un mayor control del territorio, explicó el arqueólogo.

Al respecto, el arqueólogo Marlon Escamilla, quien se encontraba entre el público, dijo que existe la arqueología de territorios, la cual busca delimitar el uso de las zonas, pero que es urgente cambiar la Ley Especial de Protección del Patrimonio Cultural de El Salvador, ya que tiene muchos vacíos.

Por su parte, el estudiante de arqueología Luis Portillo opinó: “Considero que es bueno crear el orgullo por lo nacional, por lo propio. El nacionalismo puede ser un apoyo para que la gente tome conciencia y luche porque se preserve los lugares, como en el caso de Tacuscalco, que casi solo la gente aledaña y alguna que otra organización apoyó, pero si se hubiera organizado la población se hubiera podido, con más fuerza, lograr que se detuviera por completo la construcción”.