La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés),  el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán, la cátedra de Estudios de África y el Caribe de la Universidad de Costa Rica, y la Universidad Tecnológica de El Salvador convocaron al primer taller internacional denominado La Abolición de la Esclavitud en Centroamérica y Sitios Emblemáticos de la Lucha por la Libertad, el pasado cinco de julio, en las instalaciones del museo.

El encuentro convocó a representantes de sitios simbólicos de las luchas contra la esclavitud en la región y de museos de Guatemala, Honduras, Costa Rica, Panamá y El Salvador, con el objetivo de analizar la presencia y contribuciones de las poblaciones de ascendencia africana en la historia de América Central que han estado ocultas en la memoria popular.

La actividad estuvo presidida por la ministra de Cultura de El Salvador, Silvia Elena Regalado; el coordinador de Ciencias Sociales de la Oficina de UNESCO para Centroamérica, Juan Pablo Ramírez; el director del MUNA, José Heriberto Erquicia, y la directora de investigaciones de la UTEC, Camila Calles.

“Quiero reiterar que todo el Ministerio de Cultura está comprometido con este tema, así como estamos comprometidos con todos los temas que han sido excluidos históricamente de la agenda nacional, tanto económica pero también culturalmente hablando, estamos en esa firme decisión de construir y sumarnos a este movimiento para la construcción de una sociedad justa, inclusiva y que se reconozca todo este legado que nos deja reconocer nuestras raíces e historia”, sostuvo la ministra Regalado.

Por su parte, el representante de UNESCO dijo: “Estamos seguros que el conocimiento de esos acontecimientos históricos constituye un primer paso en el entendimiento mutuo, la superación de las desigualdades y la cooperación”.

Ramírez explicó que esta primera sesión se enmarca en la resolución de las Naciones Unidas n.° 68/237, que decretó el decenio 2015-2024 “como un periodo para reflexionar y elaborar políticas públicas en torno a la población afrodescendiente, con la mira en el reconocimiento, la justicia y el desarrollo”, y el Acuerdo n.º 5 de la 38.a Reunión Ordinaria del Consejo de Ministros de Educación y del Consejo de Ministros y Directores Generales de Cultura de la CECC/SICA (del 4 de octubre de 2017), que llama a apoyar la promoción a nivel regional y nacional de la abolición de la esclavitud.

La primera sesión de este taller contó con la experticia de la Dra. Rina Cáceres, representante de la cátedra de Estudios de África y el Caribe de la Universidad de Costa Rica, quien impartió las ponencias “Deconstruyendo categorías, la presencia africana en Centroamérica durante el periodo colonial y la práctica de la esclavitud”, e “Imágenes y representaciones sobre la población afrodescendiente y el perfilamiento racial”.

La Dra. Cáceres explicó que a finales del siglo XIX, la mayor parte de las élites intelectuales involucradas en la articulación de los nuevos Estados escogieron  recapitular aquello que creían daba fundamento histórico a las nuevas naciones y para ello escogieron fechas, héroes y procesos, seleccionando lo que debía de ser recordado y “olvidando” las contribuciones de la población de ascendencia africana en el surgimiento de los Estados nacionales.

“Y desde entonces es poco de lo que se habla, como si un muro de silencio se hubiera levantado sobre ese pasado, normalizando los hechos ocurridos y legitimando la exclusión social que todavía viven muchos de sus descendientes”, sostuvo la especialista.

“Existe  en Centroamérica, así como en América Latina, diferentes diásporas o migraciones de africanos y afrodescendientes. Es incorrecto creer que todos los africanos llegaron como esclavizados. La mayoría de la población fue libre y constituyeron asentamientos particulares, pueblos en toda la región, pagaban los impuestos y eran milicianos dedicados al comercio y a la ganadería”, afirmó Cáceres.

Sin embargo, es preciso recordar que una parte, no la mayoría de esta población importante en Centroamérica, fue esclavizada, expresó y agregó que a mitad del siglo XVIII, las personas esclavizadas ya no eran africanos “porque los últimos africanos llegaron a finales del 18”.

No obstante, la esclavitud se mantuvo hasta 1824 (la Federación Centroamericana abolió la esclavitud en 1824.  Panamá era parte de Colombia y abolió la Ley de Vientre en 1821 y la esclavitud en 1851): “Esto quiere decir que la segunda mitad del siglo XVIII primeras décadas del XIX, la mayor parte de las personas esclavizadas eran ya mestizos, lo que hoy llamaríamos un mestizo centroamericano”, puntualizó la académica.

Según las investigaciones, se puede confirmar que la mayoría de la población afrodescendiente libre se estableció en el pacífico de Centroamérica, donde estaban ubicadas las grandes capitales de las diferentes provincias del Reino de Guatemala.

“Generalmente, tendemos a creer que la población negra o afrodescendiente está en el caribe, pero no. Los primeros asentamientos estuvieron en el lado del Pacífico”, indicó la investigadora de la Universidad de Costa Rica, a lo que sumó: “Desde el momento de la presencia española en Centroamérica, que es del siglo XVI, ya encontramos las referencias de afroespañoles presentes en nuestras tierras”.

La actividad incluyó la proyección del documental de UNESCO “Las rutas de la esclavitud. Una visión mundial”, y el lanzamiento oficial en español de la producción audiovisual de UNESCO-BBC “Historia general de África”, el cual consiste en una síntesis visual de la colección de ocho volúmenes con el mismo nombre.

Este es uno de los proyectos editoriales más importantes de la UNESCO en los últimos treinta años y una contribución al reconocimiento del patrimonio cultural del continente africano. Ofrece una perspectiva endógena de África con un enfoque global de la historia de las ideas, civilizaciones, sociedades e instituciones del continente desde los albores de su historia hasta el presente.

Para el director del museo, este tipo de encuentros permiten visualizar la condición del los afrodescendientes en el país, la cual va más allá del fenotipo, porque se construye desde las tradiciones culturales y más.

Por ejemplo, Erquicia citó que en El Salvador, dentro de la tradición religiosa se celebra a un santo negro, San Benito de Palermo, en lugares como Ereguayquín y Santa Elena (Usulután), así como en varios sitios de Uluazapa y San Rafael Oriente (San Miguel), así como en algunas zonas de San Vicente.

El también investigador de la presencia africana en la sociedad salvadoreña citó otras tradiciones relacionadas con el tema y agregó que la historia documenta una serie de levantamientos de las comunidades afrodescencientes, tal es el caso del barrio La Vega, en el San Salvador de 1720, donde se registraba a mulatos con su propio capitán, quien era un líder de esta comunidad, y “así otros datos que nos afirman sobre la negritud en la sociedad salvadoreña”, sostuvo.

El encuentro tenía por objetivo detallar el desarrollo del sistema esclavista en la región, las estrategias de resistencia de los africanos y sus descendientes, visualizar las posibilidades culturales y de desarrollo local de los sitios de luchas por la libertad gestadas durante el periodo colonial, reflexionar en la naturaleza de las desigualdades de acceso a derechos de muchos de sus descendientes en la región y sentar las bases para la inclusión del tema de la abolición de la esclavitud en las celebraciones del bicentenario de la abolición de la esclavitud en la federación centroamericana.

El taller concluyó con una segunda sesión celebrada en el Campus de Maestría, de la UTEC.

Galería de imágenes: 

Taller Internacional de la Abbolición de la Esclavitud  en Centroamérica_06