Compartimos la entrevista hecha al maestro y coreógrafo español Iván Amaya, quien trabajó con el elenco de bailarines de la Compañía Nacional de Danza del 2 al 17 de octubre, tiempo en el que montó junto a ellos la pieza “Enebro”, que formará parte de la III Temporada de Danza 2017, que se realizará a principios del mes de diciembre.

El maestro Amaya, durante su trayectoria, ha realizado giras por destacados teatros y festivales en España, Colombia, Venezuela, Inglaterra, Puerto Rico, Francia, Holanda, Marruecos, Bruselas, África, Alemania, Suiza y EE. UU.

Desde 2010, ejerce como profesor invitado de danza contemporánea y asistente en diferentes centros y compañías nacionales e internacionales (Ècole de Danse Paseo, Suiza), Compañía Nacional de Danza de Venezuela, Conservatorio Profesional de Danza de Almería, Conservatorio Profesional de Danza de Sevilla, Conservatorio Profesional de Danza de Cádiz, Centro de Danza María Carbonell, Cie. Zevada, Festival Andalusí de Chaouen y Escuela Creativa de Andalucía. 

¿Qué puede esperar el público salvadoreño del trabajo coreográfico que ha montado con el elenco de bailarines de la Compañía Nacional de Danza?

Principalmente encontrarán un trabajo fresco, dinámico, con mucho cambio de textura de ambiente y cualidades del movimiento, pero sobre todo desde mi punto de vista un trabajo bastante fresco.

Cuéntenos de su experiencia de trabajar con bailarines de la CND.

Ha sido una experiencia muy enriquecedora y también ha sido una aventura, porque ha sido una creación rápida en dos semanas,  sin conocer a los bailarines y sin que ellos también conocieran mi trabajo, entonces ha sido un proceso rápido e intenso pero en el que desde el primer momento los bailarines se han entregado al trabajo y hemos caminado en el mismo lenguaje, en el mismo barco, para que verdaderamente el trabajo tuviera sus frutos y así ha sido.

Usted como maestro y coreógrafo español ¿nota alguna diferencia de formación en cuanto a la danza a nivel centroamericano?

Diferencias claro que las hay, pero esas diferencias son buenas porque no solo está ligada al tipo de trabajo, está ligada a la cultura del país y a la personalidad de los bailarines. Si te vas a España, depende de adónde te vayas, hay muchas diferencias entre España, Europa, Francia, pero esas diferencias son buenas y son enriquecedoras. Sí es cierto que los bailarines tienen una buena base de trabajo y eso ha facilitado mucho el entrar en el lenguaje que yo les estaba proponiendo, que también era un lenguaje propio, con el que me identifico y con el que yo también he ido retomando destalles según mi bagaje, pero en sí esas diferencias siempre estarán, pero son diferencias de la cultura del sabor y de cada región y de cada sitio, y a mí me encanta.

La coreografía que ha creado lleva por nombre «Enebro», explíquenos el porqué de dicho nombre.

La coreografía se llama «Enebro», porque desde hace tiempo rondaba en mi cabeza trabajar con la inspiración de una planta que se llama enebro, que existe en varios lugares, pero también existe sobre todo en la zona donde yo vivo. Es un matorral que está arraigado a la costa de la Cala de Roche, allá donde yo vivo, y a mí siempre el olor, la textura, me transporta a momentos de mi infancia, de mi niñez, al olor del mar, a Cádiz, y también por el doble juego de palabras de enhebrar y justo con esa idea lo que he tratado ha sido hacer una especie de poema visual, sin una dramaturgia cerrada sino que fuesen más bien pequeñas microescenas que evocan lugares, momentos, vivencias, colores, sabores y básicamente es eso, una fantasía coreográfica de unos 33 minutos que pasa por diferentes lugares, por diferentes músicas, por diferentes colores, por diferentes texturas.

Le pido haga una invitación al público salvadoreño para que asistan a la III Temporada de Danza de la Compañía Nacional de Danza, en la cual se estrenara ENEBRO.

Por supuesto, hago una invitación y además espero que el público acuda porque es un trabajo bastante bonito. La pieza está recién hecha, va seguir madurando y creo que todos deben de ver el estreno.