A finales del año pasado, los organizadores de la Feria Internacional de la Lectura Infantil y Juvenil de Centroamérica (FILIJC), a través de la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI) de la Secretaría de Cultura, dieron a conocer una grata noticia al país: la edición 2018 será dedicada a la autora salvadoreña Claudia Lars, con un homenaje especial a la poetisa Maura Echeverría.

La FILIJC es un espacio donde ―desde 2016― se le hace promoción a la lectura dirigida a niños y jóvenes, con el objetivo de rescatar la comunicación entre adultos y niñez a través del buen hábito de la lectura.

Cada año, la organización de la Feria de la Lectura Infantil y Juvenil rinde homenaje a un destacado escritor de la región centroamericana y en esta oportunidad el agasajo se lo llevan dos de las mejores autoras salvadoreñas, por su extensa trayectoria y su especial trabajo con la literatura infantil, como un aporte al desarrollo de la niñez y la juventud.

Orgulloso por dicho homenaje, el Dr. Erick Lemus, director de la Dirección de Publicaciones e Impresos, expresa que el reconocimiento del quehacer literario salvadoreño en la feria es una “oportunidad importante” y “sin precedentes” para el mundo de las letras.

Como director de la editorial estatal, su aspiración es que a través de la FILIJC la literatura infantil que se está creando en El Salvador logre ser impulsada a nivel centroamericano y que con ello se fortalezca el trabajo que hacen los escritores nacionales en esa categoría.

Cerca a la inauguración de la tercera edición de la Feria Internacional de Lectura Infantil y Juvenil Centroamericana, en la ciudad de Guatemala, Lemus compartió los pormenores del proceso de creación de la FILIJC 2018 y su participación dentro de las actividades.

En los últimos meses de 2017 una de las proyecciones a futuro que la DPI tenía era la participación en la Feria Internacional de Lectura Infantil y Juvenil Centroamericana 2018. Hasta la fecha, ¿cómo se encuentra ese tema?

Ya casi listo. Prácticamente en un 85%. Como DPI hemos logrado coordinar con la Asociación Cultural Danta, de Guatemala, y también con el Ministerio de Cultura guatemalteco, quienes forman parte del equipo organizador de la feria; durante todo el proceso, ellos han tenido una gran apertura para que nosotros podamos incidir en su programa y eso facilita las cosas.

Hasta el momento, hemos realizado un trabajo en equipo bastante fructífero, pues ya está bastante avanzada la parte logística. Hemos trasladado hacia Guatemala promocionales como afiches alusivos a las escritoras homenajeadas, así como también un donativo de 200 volantes con información de las obras literarias de las escritoras y más de 80 libros de la biblioteca de libros infantiles y juveniles que están bajo el sello de la DPI.

Ese 85% abarca también el trabajo local que ya hemos hecho para mover a nuestros escritores, eso debido a que en esta FILIJC 2018 será posible construir una delegación de cinco escritores y tres delegados institucionales. Por consiguiente, estarán incluidos miembros de nuestra casa editorial.

Nosotros tenemos claro que en esta feria no solo se trata de participar en presencia sino también de llevar los libros de nuestros autores al pueblo guatemalteco, para que puedan apreciar y disfrutar de nuestra literatura. Esa será la mayor victoria.

Desde que se nos avisó que en esta edición de la feria se estaría homenajeando a dos de nuestras autoras, como DPI hemos tenido bastante trabajo por hacer. Hemos tratado de colaborar en todo con los organizadores. Ha sido un esfuerzo en conjunto y estamos seguros que eso se verá reflejado.

¿Qué novedades trae la FILIJC 2018 en comparación a la de años anteriores?

Principalmente, el lanzamiento de dos nuevos títulos de la Colección Infantil (DPI). Uno de ellos es “Aventuras de un botón en el zoológico”, escrito por Alberto Pocasangre, un autor infantil bastante leído y reconocido, que ya ha sido publicado por editoriales guatemaltecas.

El otro producto literario es “El gran tesoro del abuelo”, de Guadalupe Castellanos, una escritora salvadoreña que, por su parte, fue reconocida con mención honorífica en un concurso de literatura infantil centroamericana.

A eso hay que sumarle el hecho que la junta directiva de Danta Guatemala y la FILIJC, por unanimidad, decidieron dedicar esta su tercera edición a las escritoras salvadoreñas Claudia Lars y Maura Echeverría, ambas autoras de gran trayectoria en el mundo de la literatura infantil.

Entonces, es por todo eso que la FILIJC de este año representa una magnífica oportunidad para el pueblo salvadoreño, en especial para el sector literario, pues se está reconociendo lo que hacemos en nuestro país y esa debe de ser la mejor novedad.

¿Es la primera vez que en la FILIJC se le rinde homenaje a un escritor salvadoreño?

Con este especial énfasis sí. A lo largo del tiempo han existido escritores nacionales que han participado en diferentes festivales de literatura a nivel internacional, como en el Festival Internacional de Poesía de Granada, donde también han participado autores de la DPI, como Mario Noel Rodríguez, Alfonso Fajardo, Manlio Argueta, entre otros.

El salvadoreño como autor siempre se ha proyectado y ahora, con este reconocimiento en la FILIJC, el valor más importante es el hecho de participar en una categoría que es literatura hecha para niños en edad temprana y preadolescentes, algo que anteriormente no era muy común ver.

Dentro de la FILIJC nunca se había homenajeado así a ningún salvadoreño; por el momento es una feria joven, que está en construcción todavía, está en su tercera edición, pero para nosotros es un gusto que nos haya tocado ser reconocidos en esta edición y no después.

¿Qué significa para la literatura salvadoreña el homenaje que se le ofrecerá en la feria a Claudia Lars y Maura Echeverría?

Sin duda es algo muy importante para el mundo de las letras, pues es un reconocimiento a nivel centroamericano, enfocado especialmente en el quehacer literario salvadoreño.

La FILIJC siempre ha homenajeado a grandes escritores como Miguel Ángel Asturias, Ernesto Cardenal; poetas y escritores reconocidos por crear un sinfín de piezas de literatura infantil. Entonces, cuando nosotros recibimos la noticia que en este año se homenajearía a Claudia Lars y surge la posibilidad de hacer un homenaje en vida a Maura Echeverría, por supuesto que celebramos, porque con ello se le da un reconocimiento explícito a la literatura nacional y que ese reconocimiento sea dedicado a las autoras de un rubro en el que no muchos escritores se interesan, como la literatura infantil, es algo verdaderamente significativo, que marca un precedente importante.

¿Con dicho reconocimiento se estaría haciendo transcender a la literatura que se hace en El Salvador?

Sí, porque llevar a estas dos autoras ―Lars y Echeverría― a la feria también simboliza el reconocimiento de otros autores clásicos que tenemos en el país, como Claribel Alegría, Ricardo Castrorrivas y Jorge Rivas Cerritos, autores que ya han sido reconocidos en otros certámenes de literatura anteriormente.

Tenemos una gran ilusión que en el lapso de tiempo que dure la feria logremos entablar un descubrimiento mutuo entre los autores escritos y participantes. Es por eso que como DPI ponemos un especial énfasis en llevar a los autores, no solo sus libros, pues creemos que no hay nada más rico que lograr incidir en una feria internacional llevando a la persona que creó la pieza literaria. Solo así es que cada uno de los participantes podrá conocer a las personas que le dan vida a la literatura salvadoreña.

La feria se estará desarrollando del 01 al 04 de marzo, ¿cómo será la participación de la DPI en el transcurso de esos días?

Todos los días tendremos una actividad diferente. Cada uno de nuestros autores presentará sus libros, participará en tertulias; yo, por mi parte, estaré conversando junto a una autora guatemalteca sobre la importancia de Claudia Lars en la literatura salvadoreña y su vinculación con los autores salvadoreños.

También vamos a tener un estand con libros a la vista para que los participantes puedan adquirirlos si así lo desean.

Como casa editorial queremos lograr que en la feria se promueva más la lectura infantil, pues somos consientes que ahorita la sociedad corre el riesgo de perder el hábito de la lectura en las nuevas generaciones. Por eso es que nosotros buscaremos hacer nuestra parte para contrarrestar ese mal.

Vamos a hacer un aporte que le ponga gusto a esa fiesta literaria, para que finalmente pueda ser degustada como un caldo delicioso; nosotros creemos que ese es nuestro fin último y nuestra responsabilidad social como DPI.

¿Qué tipo de literatura estarán llevando a la feria?

Esencialmente literatura infantil, es lo que por ningún motivo faltará; sin embargo, no solo llevaremos de esa categoría sino que también estaremos llevando obras de los autores de nuestra Biblioteca Básica y emblemática, como Alfredo Espino, Alberto Masferrer, Arturo Ambrogi, entre otros.

Nuestra intención es llevar al púbico guatemalteco una amplia variedad de la literatura que se ha hecho en el país; eso es algo de lo que estamos orgullosos. Por fortuna, la DPI cuenta con un catálogo literario muy interesante y es necesario que sea compartido.

¿Cuál el objetivo de presentarse en la FILIJC con esa literatura?

Principalmente, lograr consolidar el mensaje de lo importante que es la creación de literatura infantil y juvenil, exponiendo el trabajo que estamos haciendo en El Salvador en esa categoría.

Además, proyectar el trabajo literario que realizamos como casa editorial en pro de los valores, lo cual creemos que es importante debido a que nuestra sociedad actual se encuentra sumergida en una epidemia de violencia que está llevándose consigo todo.

Si nosotros no incidimos en las nuevas generaciones desde sus bases, inculcándole los valores como el respeto a la familia, la unidad y la solidaridad, con el paso del tiempo todo eso se habrá perdido. Por ello, ese el principal motivo de difundir nuestra literatura, ya que esos temas son los que están reflejados en los libros que serán presentados.

¿Con qué se queda el mundo de la literatura salvadoreña, luego de participar en un homenaje como ese?

Con la mejor de las satisfacciones. La FILIJC significa para nosotros un éxito en materia institucional, sectorial y nacional. Este homenaje solamente viene a confirmarnos que vamos por buen camino, si bien es cierto falta mucho por hacer; sin embargo, este es un impulso para seguir trabajando por el crecimiento de la literatura infantil y juvenil. Con ello, El Salvador se reafirma como uno de los países donde más se apoya la difusión de literatura infantil en todo el ámbito centroamericano.

El bagaje literario y cultural que posee cada uno de los autores nacionales solamente se verá más fortalecida, pues luego de la feria estoy seguro que se reconocerá más que nuca el aporte que la literatura salvadoreña hace al desarrollo de la niñez y la juventud de El Salvador y de la región.

¿Cómo se consolida la DPI con su aporte en la FILIJC?

Prospectivamente te podría decir que quedará consolidada a nivel regional. Como nación estamos haciendo un trabajo literario que merece la pena comentarse y el reconocimiento que se hace en la feria a nuestros autores solamente es una prueba de ello.

No me atrevo a decir si vamos a quedar bien o mal con nuestro aporte en la FILIJC; eso solo el tiempo lo dirá, pero de lo que sí estoy seguro es que no vamos a recoger experiencias malas, por el contrario, todas las experiencias dejan algo bueno y seguramente esta solo nos dejará cosas memorables.

Como casa editorial seguiremos en nuestra marcha continua, con nuestro trabajo habitual. En mayo, la Cámara Salvadoreña del Libro desarrollará una feria literaria por el arte y la cultura; por supuesto, nosotros como DPI estaremos apoyándolos con nuestra participación, exposición y venta de libros.

¿En qué otras actividades estará relacionada la DPI a lo largo de este 2018?

Hasta ahora tenemos en el haber la producción de los ganadores de los Juegos Florales, el lanzamiento de unos libros sobre cinco nuevos títulos, los cuales serán en categorías de historia, ficción, novelística, poesía y arqueología.

En este año habrá un poco de todo. Definitivamente el 2018 será un año con una producción muy interesante para nosotros.

 

Este año, la Feria Internacional de Lectura Infantil y Juvenil Centroamericana (FILIJC) se estará ejecutando en un salón del Parque de la Industria de Guatemala, del o1 al 04 de marzo de 2018.

Para más información puede visitar su página https://www.facebook.com/FILIJC/