El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, en compañía de la ministra de Cultura, Silvia Elena Regalado, entregó este 27 de noviembre, el galardón más importante que se confiere en el país en el campo cultural, el Premio Nacional de Cultura 2018, al doctor Federico Alejandro Paredes Umaña.

“Me da mucho gusto entregar en nombre del Gobierno de la República de El Salvador este máximo galardón cultural al doctor Federico Alejandro Paredes Umaña, destacado arqueólogo en El Salvador. Muchas felicidades doctor Paredes por este merecido reconocimiento a su dedicación al estudio y difusión del pasado de nuestros pueblos, a partir de sus tesoros materiales”, manifestó el mandatario.

El premio consiste en cinco mil dólares, una medalla de oro y un diploma de honor firmado por el presidente de la República y la ministra de Cultura.

La XXX edición está dedicada a la Investigación del Patrimonio Cultural y Natural. Al respecto, la ministra Regalado manifestó: “Este 2018, por tercera ocasión en 42 años, en el Ministerio de Cultura decidimos poner la mira en el Patrimonio Cultural y Natural de nuestro país, con la determinación de que, en esta oportunidad, el acento fuese colocado sobre el quehacer investigativo en la materia”.

El jurado que eligió al doctor Paredes como ganador estuvo integrado por Elsa Teodora Ramos, Gustavo Milán, Francisco Serrano, Alfredo Ramírez y Sajid Alfredo Herrera, quienes analizaron las propuestas recibidas durante el periodo de recepción —del 1 de junio al 31 de julio— con base en el artículo 7 del Reglamento de la Ley del Premio Nacional de Cultura 2013, considerando la originalidad, dedicación y el impacto nacional del trabajo de los candidatos.

De igual manera, el jurado actuó sobre la base de lo contenido en las bases del concurso, relacionadas a premiar a un profesional de reconocida trayectoria y con publicaciones nacionales e internacionales comprobadas, que hayan aportado al desarrollo salvadoreño a través del resultado de sus estudios en el campo del patrimonio cultural (material e inmaterial) y natural.

De acuerdo al acta firmada por el jurado: “El Dr. Paredes ha aportado al desarrollo cultural salvadoreño con la generación, ampliación y precisión de un conocimiento significativo sobre las comunidades originarias (del periodo Preclásico) de lo que actualmente es el occidente de El Salvador, con sus trabajos sobre las Cabezas de Jaguar” y agrega que “el seleccionado ha demostrado la formación de agrupaciones humanas que tuvieron la posibilidad de desarrollarse sólidamente en términos sociopolíticos durante las generaciones posteriores”.

“Estoy honrado de aceptar el Premio Nacional de Cultura en nombre de muchas personas con quienes he compartido las aspiraciones de conocer sobre las dinámicas regionales que posibilitaron el surgimiento de los calendarios, la escritura jeroglífica, el culto al gobernante, así como las dinámicas locales expresadas en una configuración territorial, localizada en el sureste de Mesoamérica, en el corazón de la zona cacaotera del sur, en el extremo oriental de la zona maya del sur y, de manera más precisa, en la Zona Nuclear de las Cabezas de Jaguar”, dijo Paredes.

El ganador del Premio Nacional de Cultura agregó que sus indagaciones lo llevaron del arte a la academia, de la academia al arte callejero, de la calle a la construcción de monumentos públicos y al trabajo comunitario. “Recientemente, me llevaron a aportar elementos para el diseño de la política pública”, manifestó.

“Mis investigaciones han expuesto la historia del descubrimiento, los contextos arqueológicos, los elementos iconográficos y los símbolos contenidos en un conjunto de esculturas de piedra volcánica creadas en la era prehispánica y desplegadas de forma pública en los territorios que hoy conforman el occidente de El Salvador. Estos monumentos, con una antigüedad de por lo menos 23 siglos, cuyo uso y veneración se extienden en los tres periodos de la era prehispánica, son poco conocidos por la arqueología mesoamericana y han estado ocultos a los ojos de la población durante buena parte del siglo XX”, puntualizó.

La titular de Cultura concluyó que el doctor Federico Paredes ha contribuido con su trabajo a visibilizar y a revalorar un nuevo ícono representativo de la identidad salvadoreña, tanto a nacional como internacional, las Cabezas de Jaguar: “El Salvador puede ahora distinguirse en el concierto internacional como ‘La tierra de los jaguares monumentales’. Podemos sentirnos ahora más orgullosos de nuestra forja identitaria, sabiendo que nuestro pueblo lleva en su sangre la majestuosidad y el arrojo del jaguar”.

Personalidades como la actriz Isabel Dada, el artista Fernando Llort, el cineasta José David Calderón, el director Roberto Salomón, el grupo musical Yolocamba I Ta y el fotoperiodista Luis Galdámez han sido algunos de los ganadores del premio.

El presidente de la República, el Ministerio de Cultura y el jurado calificador reconocen a todos los candidatos presentados para esta edición del premio, por sus invaluables méritos en la investigación del patrimonio cultural y natural, lo cual significó una evaluación minuciosa y delicada para determinar finalmente al ganador.

Federico Paredes

El doctor Federico Alejandro Paredes Umaña nació el 14 de noviembre de 1978, en San Salvador. En 2005 se graduó como arqueólogo, de la Universidad de San Carlos, Guatemala.

En 2006, inició el programa de Estudios Doctorales en la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos, el cual finalizó en 2012, con su investigación sobre la tradición Cabeza de Jaguar. De 2012 a 2014, desarrolló una investigación posdoctoral en la Universidad Nacional Autónoma de México, lo que le permitió la publicación de artículos científicos y la preparación de una base de datos sobre la tradición Cabeza de Jaguar.

IMG-20181127-WA0046