Para los salvadoreños, este mes es conocido por los anhelados vientos de octubre, que generan las perfectas condiciones climáticas para elevar las piscuchas.

Con esa intención, el Museo Regional de Oriente ha dedicado su Pieza del Mes a las piscuchas, que deleitan a chicos y grandes.

El origen del divertido objeto se remonta a la antigua China. Alrededor de 1200 a. C. era utilizado como dispositivo militar de comunicación, mientras que hoy en día es un juguete predilecto entre niños y niñas, jóvenes e incluso adultos. Este cambio se dio en Europa, en el siglo XII, cuando los niños comenzaron a jugar con cometas a las que añadían cuerdas para hacerlas sonar.

El Salvador se apropió de esta tradición en el siglo XVIII, cuando las piscuchas fueron introducidas por los españoles. A la fecha, en muchos municipios y pueblos del país, se siguen realizando festivales en su honor.

En otros países de Latinoamérica como Argentina, Guatemala, Honduras, Nicaragua, México, Uruguay y la costa norte de Colombia, la piscucha es conocida como “barrilete”.

Conozca la Pieza del Mes del Museo Regional de Oriente, ubicado en San Miguel, de lunes a viernes, de 8:00 a. m. a 5:00 p. m., y sábado, de 8:00 a. m. a 1:00 p. m.

La entrada al Museo de US$1.00 para nacionales y centroamericanos, y US$3.00 para extranjeros. Niños menores de 12 años y adultos mayores de 60 entran gratis. Miércoles, jueves y viernes, los estudiantes del sector público entran gratis.