“La mayoría conocemos los cactus, pero ¿sabían ustedes que los galanes de noche son cactus y que son uno de los grupos de cactáceas con mayor presión? Por la belleza de la flor, lo hemos llevado casi a la extinción en las zonas donde de forma natural existía”, dijo la directora del Museo de Historia Natural de El Salvador (MUHNES), Eunice Echeverría, durante su ponencia —el 25 de octubre de 2019— en el marco del MUNA de Noche y de la 1.ª Feria del Libro Académico ExLibris.

La funcionaria habló sobre el proceso de investigación florística realizada por los biólogos del MUHNES, Gabriel Cerén y Jenny Menjivar, entre 2011 y  2015, que incluyó la planificación del estudio, visitas de campo para colectar muestras, identificación de especies y elaboración de los textos para la publicación del libro “Diversidad de cactus de El Salvador”. En el proceso participó el Dr. Salvador Arias, del Instituto de Biología de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

Gracias a la investigación, han sido identificadas en el país 34 especies de cactus (en el siglo pasado solo se reportaban 12), de las cuales 24  son nativas. “Además, se han producido cuatro nuevos registros para El Salvador, asimismo sobresale el descubrimiento de tres nuevas especies para la ciencia, esto quiere decir que no habían sido descubiertos en ningún país del mundo”, dijo la bióloga.

La directora del museo planteó la necesidad de proteger las especies de cactus, los cuales crecen en gran parte del país, pero que son saqueados por sus flores y frutos. “Se ha descubierto población nativa de especies de cactus en el Parque Nacional Montecristo, en El Pital, en Morazán y en La Libertad; las tenemos que mantener allí, pero también reintroducirlas en otras zonas donde se perdió”.

Tras la ponencia, se obsequiaron ejemplares de la publicación a los asistentes. El coordinador de Psicología de la Universidad Pedagógica, José Rodolfo Pérez, manifestó que en la charla se hizo una  “aproximación de los cactus de El Salvador que no se había hecho antes”. El profesional destacó el aporte de la actividad: “Permite acercarnos a un tema que se había quedado olvidado, que es la clasificación taxonómica de las especies nativas. Esta investigación es importante a nivel nacional y a nivel científico de parte de la ciencia nacional”.

El museo administra y maneja las Colecciones Nacionales de Historia Natural, las cuales resguardan muestras, ejemplares y piezas del patrimonio natural salvadoreño. Las colecciones corresponden a mastozoología, ornitología, herpetología, ictiología, malacología, entomología, rocas y minerales, paleontología y botánica. También es responsable del Herbario Nacional de El Salvador.