Cuarenta y cinco personas, entre estudiantes, padres de familia, tutores y referentes técnicos del MINED en representación del programa de Educación Flexible, fueron los invitados especiales del presidente de la República y la primera dama este sábado 18 de marzo, en el programa Casa Abierta, que se desarrolla en la antigua Residencia Presidencial.

El 31 de mayo de 2016, se aprobó la asignación de $3.1 millones al Ministerio de Educación, de los fondos provenientes de la Ley de Contribución Especial para la Seguridad Ciudadana y Convivencia, en el marco de las medidas para la prevención de la violencia, los cuales se orientaron a realizar intervenciones extraordinarias en centros educativos de los diez municipios priorizados por el Plan El Salvador Seguro (PESS), debido al rol fundamental que juega la educación en la construcción de cultura de paz en la sociedad.

El Programa de Educación Flexible es uno de los tres componentes ejecutados por el MINED como parte de dichas intervenciones, que busca la mejora de infraestructura educativa, la prevención mediante la atención psicosocial y desarrollar una oferta de educación flexible para la incorporación de niños, niñas, adolescentes y jóvenes al sistema educativo.

El presidente Sánchez Cerén considero que esta modalidad de educación flexible está dirigida a aquellas niñas, niños y jóvenes que por alguna razón han sido excluidos del sistema educativo y enfatizó la importancia que el Gobierno brinda a la educación,  como condición básica que permite el desarrollo de la población. 

El mandatario también aseguró que a través de la educación se puede contribuir a que la familia genere para sus hijos un ambiente de formación en valores que les permita tener claridad de su futuro, claridad de dónde caminar.

“La educación transforma, la educación construye valores, la educación permite no solo ser buenos ciudadanos sino también prepararlos a ustedes en las competencias productivas que les permitan ingresar a la actividad laboral, a la actividad productiva de este país”, añadió.

El profesor Cerén fue acompañado en la mesa de honor  por su esposa, la primera dama Margarita Villalta de Sánchez; la secretaria de Cultura, Silvia Elena Regalado;  el secretario de Comunicaciones, Eugenio Chicas; el ministro de Educación, Carlos Canjura, y el viceministro de Prevención, Roberto Flores Hidalgo.

La maestra Regalado aprovechó su intervención para compartir un cuento del libro “Pajarerías”, del autor Ricardo Castrorrivas, con el que remarcó la importancia que los jóvenes tienen que darle a la cultura, como un eje trasformador que inspira a realizar un cambio de actitud positiva ante las provocaciones negativas de una sociedad; además, se refirió a cómo las ciencias y las artes pueden integrarse a la canasta familiar.

La secretaria destacó dentro de las acciones positivas que Secultura impulsa en los 26 municipios priorizados por El Plan El Salvador Seguro, el relanzamiento de 27 Casas de la Cultura y de la Convivencia, donde se han implementado los programas  Difusión Cultural, Niñez y Juventud, y Convivencia y Participación Ciudadana. 

“Con estos programas la niñez y la juventud disfrutan de talleres de pintura, música, rescate de la memoria histórica y lengua materna, así como del proyecto teatral La Colmenita y del Festival Infantil de Teatro (FESTI)”, amplió la funcionaria.    

Los invitados a Casa Abierta recibieron un regalo de parte de la Presidencia y la Secretaría de Cultura, en el marco de las celebraciones por el centenario de Monseñor Romero, la celebración de su martirio y el del padre Rutilio Grande: Una litografía realizada por el artista plástico Augusto Crespín.

Los encargados de llevar la parte artística y animación musical fueron el antropólogo, cantautor y poeta Guillermo Cuéllar y el Grupo Abdi Yala, de música popular, miembros del proyecto Actívate por la Convivencia.

Para finalizar, se realizó el recorrido estacionario a cargo de Crespín, quien es director de la Colección Nacional de Artes Plásticas, y habló sobre dos obras de su creación dedicadas al Obispo Mártir, lo que ayudó a generar un breve diálogo con los presentes.