Buenas tardes.

Por primera vez El Salvador reúne a la comunidad geocientífica centroamericana e internacional, y a los profesionales y estudiantes relacionados con las áreas afines a esta ciencia, a través del  decimotercer Congreso Geológico de América Central.

En este marco del Congreso y de los 100 años de la erupción del Quezaltepeque,  es para la Secretaría de Cultura de la Presidencia un honor compartir con ustedes la exposición temporal “Centenario de la última  gran erupción del volcán de San Salvador”, que estará a disposición del público hasta el 10 de septiembre.

La exposición cuenta con 53 objetos pertenecientes a las colecciones nacionales de Arqueología e Historia del Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán. Así como del  acervo de la Biblioteca Especializada de este museo.

Compartimos las palabras del colombiano y doctor en Filosofía Carlos Maldonado: “La geología nos enseña a dirigir la mirada hacia las entrañas más próximas de la naturaleza, allí donde bulle la sangre misma, donde encuentran las raíces sus asideros, en donde las placas tectónicas son al mismo tiempo comienzo y fin del tiempo. De ese tiempo que los seres humanos experimentan como cultura, sociedad e historia”.

La exposición que inauguramos es precisamente uno de tantos puntos de encuentro entre  la  historia, la cultura y la geología.

Las piezas en exhibición narran y contextualizan la relación del ser humano en el territorio salvadoreño con la naturaleza. Es decir, la relación de las familias salvadoreñas con los volcanes durante diversas etapas históricas hasta llegar a la actualidad.

Los volcanes de son referentes principales de nuestra historia, son símbolos nacionales plasmados en los escudos, banderas, mapas y otros documentos importantes que representan la pertenencia al territorio político.

Asimismo, estos colosos a través de investigaciones  son una ventana a nuestro pasado, permiten conocer la vida cotidiana de la civilización que pobló el territorio, tenemos como ejemplo lo que ahora compone el valle fértil de Zapotitán, en el departamento de La Libertad. Especialmente el sitio arqueológico Joya de Cerén, Patrimonio Cultural de la Humanidad, declarado por la UNESCO.

Felicitamos al arqueólogo e historiador  Heriberto Erquicia, director del Muna; al curador de esta exposición,  arqueólogo Roberto Gallardo, y al equipo humano que hizo posible esta exposición.

Agradecemos a las instituciones públicas y privadas que coordinaron y patrocinaron el decimotercer Congreso de Geología. Con su trabajo fomentan el intercambio de información y la cooperación entre especialistas del país y la región. Y sobre todo se fortalece la disciplina y el conocimiento académico, con los nuevos hallazgos y planteamientos que se exponen en la dinámica enriquecedora de un congreso.

Muchas gracias.