Discurso para el lanzamiento del Ministerio de Cultura, 19  de abril, 9:30 de la mañana, Casa Presidencial.

Maestra Silvia Elena Regalado

Ministra de Cultura

Buenos días,

Los seres humanos somos la única especie viviente sobre la tierra para quienes la cultura constituye un asunto de vida o muerte. El resto de seres vivos tienen incorporados sus propios mecanismos de reproducción.

El ser humano necesita de un contexto cultural y afectivo que construya las bases de su ser y de su propia identidad. Una cultura que tiende puentes con su propia  memoria y la de ser ancestros, una cultura que dote de vocablos significativos a su voz. El ser humano necesita de códigos, de signos, para interpretar su entorno, decodificar mensajes, expresar con infinitas formas sus sueños, alegrías, dolores, miedos y amores.

La cultura es el contexto que moldea la savia que alimenta la imaginación, es el cincel que cada generación renueva para continuar construyendo en el tiempo y espacio las identidades individuales y colectivas y los diferentes conceptos de nación.

La cultura y sus múltiples manifestaciones constituyen el fundamento de una sociedad, la materia y la energía de su propia transformación.

Por esto, el tema de la cultura se ubica en un objetivo claro en el Plan Quinquenal de Desarrollo El Salvador Productivo, Educado y Seguro (específicamente en el ocho): Impulsen la cultura como derecho, factor de cohesión e identidad y fuerza transformadora de la sociedad. De ahí se desprende la visión y misión del Ministerio de Cultura.

La visión de “Ser la institución que garantiza el derecho a la cultura como factor de identidad y cambio social”; y la misión de “asegurar el derecho a la cultura y al fortalecimiento de las identidades salvadoreñas, ejecutando la rectoría de la protección, conservación, difusión del patrimonio cultural y las expresiones artísticas”.

El Salvador cuenta con entidades responsables de difundir, promover y fortalecer la cultura desde 1950, con la creación de la Constitución de la República, donde se legalizó la intervención del Estado en la economía, el bienestar social, la educación y la cultura. En 1951, surgió la Dirección General de Bellas Artes y en 1991, se creó el Consejo Nacional para el Arte y la Cultura (CONCULTURA), dependencia del Ministerio de Educación, (que absorbió la mayor parte de la estructura del antiguo Ministerio de Cultura y Comunicaciones). Dieciocho años después (en 2009) se convirtió en la Secretaría de Cultura de la Presidencia.

Ahora, (nueve años después) y por primera vez se crea el Ministerio de Cultura (aunque existió en Ministerio de Cultura y Comunicaciones), cumpliendo la promesa que el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, hizo en su campaña electoral en el ramo de cultura, con el objetivo de fortalecer y dignificar la cultura, las artes y el patrimonio.

Durante dos años que se trabajó este proceso de transición de Secretaría de Cultura de la Presidencia a Ministerio de Cultura, se contó con el apoyo de la Dirección de Transformación del Estado, dependencia de la Secretaría Técnica de Planificación y la participación de 25 técnicos, directores y directoras de Cultura, desarrollando los procesos siguientes: la fundamentación del Ministerio de Cultura, el planteamiento estratégico (que conllevó la formulación de la misión, visión, objetivos estratégicos, programación estratégica y las acciones estratégicas); posteriormente se continuó con la elaboración del mapa de procesos sustantivos del Ministerio, el diseño de sus competencias y para finalizar con el diseño de la estructura  organizativa del Ministerio.

Para todo este proceso se tomó en cuenta el Reglamento Interno del Órgano Ejecutivo (RIOE) y la Ley de Cultura, el Plan El Salvador Seguro (PESS), el Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019 y la Consulta Ciudadana, donde en este último participaron artistas, sociedad civil, empleados y sindicatos del gremio.

El proceso de constitución del Ministerio de Cultura ha sido un proceso vivo, inédito, una suma de experticias que multiplicó las voluntades y los frutos.

Los objetivos estratégicos que dirigirán el Ministerio de Cultura en su accionar son cuatro: Garantizar el derecho a la cultura como factor de cohesión, identidad y transformación social; Proteger, conservar y fomentar el Patrimonio Cultural y las expresiones artísticas; Fomentar la investigación científica y la formación académica en la cultura y artes en función del conocimiento y el desarrollo de la sociedad salvadoreña; e Implementar un modelo de gestión institucional basado en la calidad y excelencia, que impulse una amplia participación, inclusión y transparencia.

Cada uno de estos objetivos responde al mandato en el Plan Quinquenal de Desarrollo y los cuales se ejecutarán a través de las cuatro direcciones generales que conforman el Ministerio: Dirección General de Investigaciones, Acervos Documentales y Ediciones; Dirección General de Redes Territoriales; Dirección General de Patrimonio Cultural y Natural; y la Dirección General de Artes.

Entre las competencias con las que cuenta el Ministerio de Cultura para promover, proteger y difundir la cultura y el arte se encuentran: Velar por el cumplimiento de la Ley de Cultura como ente rector de la misma; así como por el cumplimiento de la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural de El Salvador, al igual que su respectivo Reglamento; Potenciar la participación de los distintos sectores sociales en el quehacer cultural y artístico nacional; Incrementar la memoria histórica y fortalecer los procesos identitarios a nivel local y nacional; Propiciar el desarrollo de una cultura de paz y respeto a los valores humano.

Diseñar y ejecutar la territorialización de las políticas públicas en materia de cultura; Estimular el diálogo y el trabajo intersectorial desde la cultura; Estrechar y desarrollar vínculos culturales con la comunidad salvadoreña en el exterior; Propiciar el desarrollo de la formación artística y cultural formal, no formal e informal, en las distintas disciplinas; así como la Gestión de recursos financieros para el desarrollo de proyectos del Ministerio de Cultura.

Algunas de las proyecciones del Ministerio de Cultura para lo que resta del quinquenio son: Ofrecer a los salvadoreños el acceso a obras de calidad sobre cultura, historia salvadoreña, arte y literatura. Continuar fortaleciendo las alianzas para investigaciones y publicaciones con la Universidad de El Salvador y universidades de privadas. El fortalecimiento integral del Archivo General de la Nación (AGN).

Fomentar la articulación, la diversidad y el intercambio cultural junto a diferentes instituciones e iniciativas de la sociedad civil, con la finalidad de concertar una estrategia de desarrollo sociocultural, artístico y económico en las localidades, para potenciar el reconocimiento de las identidades y la participación ciudadana en el territorio nacional; continuidad del Programa La Colmenita y el 3er Festival Nacional de Teatro Infantil (FESTI) 2018; retomaremos la Campaña de apadrinamiento de especies en el Centro de Resguardo de la Vida Silvestre (Zoológico Nacional), que sustituye el concepto tradicional de Zoológico por el de un Centro de Protección e Investigación Científica; el lanzamiento de Política Nacional de Pueblos Indígenas.

Los retos son igual de grandes para Patrimonio Cultural material e inmaterial. Se presentará un documento de reforma de la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural y su  Reglamento, como un instrumento legal que acompañe su implementación. Se otorgarán nuevas declaratorias de Bienes Culturales a tradiciones y expresiones artísticas y sitios de masacres.

Nuevos espacios y programas itinerantes para la muestra musical y escénica, que haga posible cerrar la brecha del acceso a las artes que aún existe en varios territorios; nuevos mecanismos de diálogo con los y las artistas, así como los proyectos conjuntos con el Ministerio de Educación en los procesos formales de la educación artística; finalizar el Reglamento de la Ley de Cultura con el apoyo de Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID); y finalmente saldar las deudas con los artistas a través del Instituto Superior de las Artes (ISARTES) y del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA).

La creación del Ministerio de Cultura abre las puertas para establecer nuevas alianzas tanto a nivel nacional como internacional y la cultura se posiciona dignamente en el entramado nacional. Nos enorgullecemos como artistas, empleados y funcionarios del Ministerio de Cultura.

Ahora, contaremos con un presupuesto propio para el 2019. Buscaremos, a través de medios adecuados, que se incremente el presupuesto para el desarrollo proyectos en cultura y arte a escala nacional y un mejor funcionamiento interno y administrativo, basado en la formación de competencias, el respeto a la dignidad humana y al esfuerzo de cada uno y una.

Agradecemos al presidente de la República, profesor Sánchez Cerén, por cumplir la promesa de la creación del Ministerio de Cultura, por su confianza en nuestro equipo y por el fiel compromiso de su gobierno con la cultura, por convertirla en un pilar fundamental de los cambios para un mejor país; a la Secretaría Técnica de Planificación de la Presidencia, al grupo técnico de la Secretaría de Cultura que participó en todo el proceso de transición.

Quiero agradecer muy especialmente a cada compañero y compañera que fue y/o es parte de CONCULTURA, SECULTURA y ahora Ministerio de Cultura, a sus titulares y a todos los y las artistas que lucharon y soñaron este Ministerio.

Un agradecimiento y felicitaciones al pueblo salvadoreño. Todas sus energías se condensan en este logro, en este Ministerio que se debe a su pueblo, a su historia, a sus valores y transformaciones.

El Ministerio de Cultura nace para transformar y transformarse en el camino para reconstruirnos todos en las sumas y multiplicaciones de las potencialidades de nuestra nación.

¡El Salvador, grande como su gente!

Muchas gracias.