La Secretaría de Cultura de la Presidencia, a través del programa Actívate por la Convivencia, es una de las instituciones involucradas en el plan gubernamental El Salvador Seguro, que contempla los componentes cultural y artístico con el propósito de transformar la realidad de las comunidades en su conjunto, mostrando alternativas y nuevas fortalezas.

Las dependencias de Cultura que participan en el desarrollo del programa son la Dirección Nacional de Casas de la Cultura para el Desarrollo de la Convivencia y del Buen Vivir y la Dirección Nacional de Espacios Culturales Públicos, esta última dirigida por Ana Mey Rosales, quien comparte detalles sobre la nueva etapa del programa.

¿Cuál fue el resultado de la etapa anterior al visitar las comunidades? ¿’Qué respuesta obtuvieron de la población?

Con las Caravanas Actívate logramos establecer un primer acercamiento a diez municipios priorizados a través de las presentaciones de los elencos de la Secretaría de Cultura. Los municipios visitados fueron: Colón, Santa Ana, Ciudad Delgado, Mejicanos, Soyapango, San Salvador, Sonsonate, Zacatecoluca, Cojutepeque y Jiquilisco.

Dentro de los elencos que participaron en las caravanas están las Colmenitas, la Escuela Nacional de Danza, el Coro Nacional, la Compañía Nacional de Danza, el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA) y la Escuela de Teatro del Centro Nacional de Artes (CENAR).

¿En qué consiste la etapa que se desarrolla actualmente del Plan El Salvador Seguro?

La  Secretaría de Cultura de la Presidencia está implementando la segunda fase del programa Actívate, la cual consiste en la incorporación de 16 municipios priorizados más, haciendo un total de 26 jurisdicciones a intervenir a través de los espacios que ya se tienen por medio de las Casas de la Cultura y Convivencia. Las intervenciones dependen del tipo de proyectos que se vayan formulando. Pueden ser desde el tema de la danza, pintura, dibujo y las artes escénicas.

 ¿Cuál es el objetivo de esta nueva fase del plan?

Identificar, junto a los niños, niñas y jóvenes, todas las riquezas culturales de sus municipios, promover el rescate de las tradiciones y potenciar las diferentes expresiones artísticas en la niñez y juventud.

¿Cuáles son los componentes de esta nueva fase, cómo se desarrollarán?

Esta nueva fase abarca los meses de octubre, noviembre y diciembre, y los componentes son: Construcción colectiva de los Mapas Culturales Juveniles; talleres artísticos en el marco de las vacaciones recreativas en centros escolares priorizados por el Ministerio de Educación; y la identificación y planificación de proyectos especiales para niños, niñas y jóvenes.

¿Qué proyecto se desarrollarán como Secretaría de Cultura?

El primero es realizar 26 Mapas Culturales Juveniles, los cuales constituyen una herramienta para el conocimiento de la cultura de un territorio, que permite comprender aspectos concretos de la cultura local. Los aspectos culturales son quizá uno de los más complejos para su análisis. Como criterio genérico los podemos definir como el conjunto de valores tangibles e intangibles que tienen un reflejo en el territorio, que deberíamos poder representar a través de datos geográficos o cartográficos.

El mapa cultural se caracteriza por la información territorial que contiene, proporcionada por la población, y cuyo objetivo principal es la identificación y comprensión de los sistemas culturales locales. Ofrece conocimiento de la actividad cultural, precisa, actualizada y oportuna desde la mirada de su población.

La metodología para elaborar los mapas culturales locales es participativa, donde las y los jóvenes son los principales protagonistas. Sus principales objetivos son recoger información ciudadana de las y los jóvenes sobre los diferentes aspectos de la cultura de los municipios; disponer de un medio gráfico de transmisión y difusión de la cultura local; y difundir la realidad cultural de los lugares.

Asimismo, se desarrollarán 26 proyectos especiales en diferentes ramas artísticas, por ejemplo: en Lourdes está el proyecto de cine comunitario; en Ilobasco y Sonsonate el de teatro infantil; en Santiago Nonualco el de la Orquesta de Cuerdas Jalponga; en Zacatecoluca es de estatuismo; en Cojutepeque el de teatro de sombras; y en Ciudad Delgado está el de murales colectivos.

Es importante mencionar que para desarrollar los demás proyectos, en este momento se está yendo a cada uno de los municipios priorizados a realizar la consulta con diferentes grupos de niños, niñas y jóvenes. Realizamos una lluvia de ideas en relación a lo que ellos quieren hacer y después, en consenso, se decide cuál de los proyectos propuestos se aprueba; por el momento tenemos estos seis ya definidos.

¿Qué dependencias de la Secretaría de Cultura están involucradas en el desarrollo de esta etapa del plan El Salvador Seguro, cuál es el papel que cada una desempeña?

La Dirección Nacional de Espacios Culturales Públicos y la Dirección Nacional de Casas de Cultura para el Desarrollo de la Convivencia y del Buen Vivir. Es un trabajo conjunto territorial e interinstitucional. El trabajo y acercamiento con los niños, niñas y jóvenes se está haciendo desde las Casas de la Cultura.

La Dirección de Casas de Cultura pone a disposición el recurso humano en la zona, el local para los talleres, se cuenta con el apoyo en la convocatoria de los niños, niñas y jóvenes, dan seguimiento a las reuniones de los Comités Municipales para Prevención de Violencia  (CMPV), que están conformados por todas las instituciones gubernamentales y locales.

Por nuestra parte, como Dirección de Espacios Culturales Públicos, tenemos personal de apoyo a cada una de las 26 Casas de la Cultura para ver directamente la temática de prevención de violencia, que tiene como grupo objetivo la niñez y juventud; además, se cuenta con seis jóvenes monitores que están realizando los talleres para la construcción de los Mapas Culturales Juveniles en los 26 municipios. Asimismo, se están haciendo las consultas participativas para determinar los proyectos especiales a realizar en cada territorio y, entre ambas direcciones, se hará la implementación y seguimiento de cada uno de ellos.

¿Qué comunidades se verán beneficiadas con la implementación de las estrategias del plan?

Lourdes (Colón), San Juan Opico, Quezaltepeque, Santa Ana, Chalchuapa, Ciudad Delgado, Mejicanos, Soyapango, San Salvador, San Martín, Apopa, Sonsonate, Izalco, Nahuizalco, Santiago Nonualco, Olocuilta, San Pedro Perulapán, Usulután, San Vicente, Conchagua, Ahuachapán, Ilobasco, Cojutepeque, Jiquilisco y Zacatecoluca.

¿Cuáles son los beneficios que obtendrá la población al participar en las diferentes actividades del plan? 

La población meta de niños, niñas, adolescentes y jóvenes recibirá, como beneficios tangibles, herramientas tecnológicas, computadoras, cámaras, mobiliario e instrumentos musicales; e intangibles,  formación profesional en las áreas de teatro, danza, cine comunitario, pintura y música en un proceso sistemático de aprendizaje por un periodo mínimo de 6 meses.

Esto lleva la incorporación de un mínimo de 500 niños, niñas y jóvenes, que estarán en un espacio seguro y con actividades formativas que les permitirán tener una opción positiva en el desarrollo cotidiano de su vida, y que pretenden descubrir su potencial en diferentes áreas de las ramas artísticas culturales a temprana edad y que contribuyan a mejorar su calidad de vida en el corto mediano plazo.

¿Qué talleres se impartirán en las Casas de la Cultura?

Entre los talleres están pintura, danza, estatuismo, dibujo, títeres, música, teatro y murales colectivos, y todos los demás que las Casas de la Cultura desarrollan permanentemente a lo largo del año.

En el caso del programa Actívate, que tiene por objetivo impulsar un trabajo de prevención de violencia con niños, niñas y jóvenes, se nos ha pedido identificar de una manera participativa uno o dos proyectos especiales que la niñez y juventud quieran realizar de manera colectiva.

Por el momento, más que talleres han salido peticiones —como ya lo mencionaba— de proyectos especiales, ejemplo: conformar un grupo para hacer cine comunitario; a estos jóvenes se les dotará de las herramientas tecnológicas necesarias para hacer cine, así como también contarán con un instructor que les guiará en el proceso creativo de la elaboración del guion, la producción, realización, edición, hasta llegar al producto final. Otro ejemplo es el caso del grupo de jóvenes que tiene interés de hacer teatro de sombras. Igual, les facilitaremos toda la tecnología necesaria más un instructor especializado en el tema.

Sabemos que son procesos largos y todos los proyectos están siendo pensados para seis meses o más, para que el proceso creativo pueda realizarse de la mejor manera. Por lo tanto, las Casas de la Cultura y Convivencia contarán con los talleres que ahí ya se imparten y los proyectos especiales.