Desde el 1 de octubre, la musicóloga salvadoreña Marta Rosales ocupa el cargo de directora nacional de Artes, Teatros y Espacios Escénicos (DNA) de SECULTURA.

La dirección es la encargada de fomentar y estimular la creación artística nacional a través de la promoción y la producción tanto de obras como de expresiones artísticas de los grupos institucionales, así como el apoyo y fortalecimiento a las iniciativas artísticas del sector independiente y organismos no gubernamentales de nuestro país.

Comprende dentro de su estructura organizativa a entidades de larga data y trayectoria en las artes, como la Orquesta Sinfónica de El Salvador, el Ballet Folklórico Nacional y el Coro Nacional, así como el acervo de la plástica, la Colección Nacional de Artes Visuales, declarada ―al igual que la orquesta― como Patrimonio Nacional.

Rosales es reconocida por sus investigaciones, en donde destaca su aporte que hace para el reconocimiento de las mujeres en la música nacional. Algunos de sus trabajos puede consultarlos en https://independent.academia.edu/MartaRosales.

 

¿Cuál es el objetivo de su gestión en DNA?

Veo un compromiso de país y un desafío que asumo, como lo he hecho en cada instancia y cargo que he tenido en esta institución, desde que era CONCULTURA hasta la fecha. El objetivo principal es abrir más y mejores vías para proyectar, desarrollar, estimular y promover el trabajo artístico que realizamos como institución y como sector artístico.

¿En qué consiste la reestructuración de la dirección? ¿Qué áreas, aspectos u objetivos abarca?

La reestructuración la veo en varios aspectos, pero en cualquiera de ellos responde en primer lugar a ese compromiso y desafío del que hablo. Se requiere una gestión para administrar el trabajo artístico que sea pronta, pertinente, justa y creativa; tal cosa no es posible con escaso recurso humano y personal desmotivado. Se requiere entonces de una estructura organizativa que facilite procesos y recursos, asocios e intercambios, que sea inclusiva y transparente.

Soy consciente que SECULTURA no tiene los recursos necesarios en la actualidad para dar un salto hacia esa organización de que hablo, pero pienso que podemos trabajar para acercarnos cada vez más a esa meta.

Cuando hablamos de reestructuración también considero importante valorar el enfoque que sustenta el trabajo que hace cada instancia, los modelos con los cuales fundamentamos nuestro quehacer, los servicios que damos a la población.

¿Hay áreas que se vayan a enfatizar? ¿Con qué objetivo?

Yo no hablaría de enfatizar porque podríamos caer en la práctica de “vestir un santo desvistiendo a otro”, y los efectos de esta práctica son devastadores para el que se queda “sin ropajes”. Sí considero importante regenerar el tejido que vincula a la institución con el sector artístico, porque parte de ese tejido que nos comunica y alienta se ha deteriorado.

Señalo también que hay sectores que no están recibiendo suficiente atención de nuestra parte, como por ejemplo: las músicas populares y tradicionales; las artes populares en general, las cuales, con algunas excepciones, parecen no haber “encajado” en la agenda de esta dirección durante décadas. Tampoco se han generado mayores estrategias para incrementar el acceso de la población a los eventos y recintos dedicados a las artes y, por ello, el acceso y el consumo de las artes continúa siendo, a mi juicio, un tema sensible que debe ser enfocado estratégicamente.

¿Cuáles pueden considerarse los temas insignia de la DNA?

Considero estrategias más que temas y en ese sentido valoro la reflexión sobre conceptos y enfoques del trabajo que realizamos, de aquellos proyectos que apoyamos. Solo así podremos salir de la inercia activista que se ha posicionado en buena parte de la agenda cultural del país.

Reitero la necesidad de abrir vías alternas, crear rutas, generar redes que nos permitan impactar más en el desarrollo del sector artístico y en la población que demanda nuestros servicios. Las necesidades en materia de acceso, promoción, soporte y apoyo de las artes son inmensas, y sería ingenua al creer que SECULTURA puede solventarlas sin acompañamiento, sin realimentación, sin otras miradas y criterios.

¿Cuáles son los proyectos a corto y mediano plazo que se puedan resaltar en este momento?

Abriremos el año con un concierto digno del 25.° aniversario de los Acuerdos de Paz, pero en 2017 también se conmemora el Centenario del Teatro Nacional de San Salvador y este será el proyecto sombrilla que dará cabida a la celebración de otros aniversarios, como el centenario de Hugo Lindo, los 95 años de la Orquesta Sinfónica de El Salvador, los 40 del Ballet Folclórico. Los proyectos y eventos en este marco de celebraciones serán socializados posteriormente en nuestra página web.

A la par de las temporadas de las agrupaciones artísticas, la promoción de valores literarios, la producción de audiovisuales o el programa de sinfónicas juveniles, por mencionar parte de lo que hacemos, se están valorando propuestas que me han compartido en estas semanas, como la creación de la red de espacios de artes visuales, la revitalización de la temporada sinfónica navideña, los talleres de dirección orquestal, la formación de grupos de danza juveniles e infantiles en los territorios y otros más que vamos a someter a estudio para ver su factibilidad.

Como colofón, la directora nacional de Artes remarca:

Es oportuno destacar que la Dirección Nacional de Artes, Teatros y Espacios Escénicos, como las demás instancias de SECULTURA, ha entrado en una interesante como histórica etapa de transición hacia la conformación del Ministerio de Cultura. Esto implica procesos reflexivos y analíticos donde la revisión de paradigmas es obligada. Por ello, estaremos iniciando consultas sobre estos temas en un ejercicio sin precedentes que nos permitirá la reconceptualización, el rediseño y, finalmente, la reestructuración de esta dirección nacional. Por ahora, apenas estamos en el umbral de tan retador momento en la historia de las artes del país, y no podría por tanto dar respuestas definitivas a esta u otra entrevista. Por el contrario, me interesa generar más consultas, más debate porque de esto se trata un proceso de construcción colectiva y por eso espero que cuando sea creado el Ministerio de Cultura, pueda responder a estas preguntas con otras luces, quizás hasta con respuestas totalmente distintas…y si no lo hago así, sabré en qué me equivoqué.