El Ministerio de Cultura dio a conocer —el 3 de mayo de 2019— el reconocimiento y declaratoria de Bien Cultural de las técnicas artesanales tradicionales de la alfarería de barro rojo del municipio de Santo Domingo de Guzmán, Sonsonate.

La oficialización de la declaratoria fue hecha por la ministra de Cultura, Silvia Elena Regalado, en un acto que contó con la participación de la vicepresidenta de la Mesa de Desarrollo Artesanal de Santo Domingo de Guzmán, Evelyn García; el alcalde local, Gerardo Cuéllar; y la presidenta de CONAMYPE, Ileana Rogel, quien brindó el apoyo institucional para el montaje de una feria artesanal en el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán, este 3 y 4 de mayo.

La investigación para concretar la declaratoria de Bien Cultural de la alfarería fue hecha por la Dirección General de Patrimonio Cultural y Natural a través de la Dirección de Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI), la cual tomó en cuenta las características, historia y técnicas de este tipo de artesanía.

Para hacer la declaratoria, se consideró que su elaboración se realiza principalmente con las manos y tecnología simple, y que “las técnicas y conocimientos han sido transmitidos de generación en generación desde épocas prehispánicas, a través de la tradición oral en los talleres artesanales en los que se involucra toda la familia, lo cual otorga cohesión social e identidad local, ya que por lo general son las abuelas quienes enseñan el oficio a través  de tareas sencillas a los niños”, manifestó la ministra Regalado.

Por su parte, Rogel indicó que la organización de los artesanos es vital para ir reconociendo el valor ancestral que tienen acumulado en su vida cotidiana y en las prácticas de producción de artesanías.

“Es un trabajo grande que como artesanos enfrentamos, que a la vez es un arte que nosotros tenemos, porque para nosotros es un gusto estar elaborando estas piezas”, dijo doña Evelyn García, quien “ya enseña a sus hijos las técnicas artesanales”.

Para la declaratoria, se consideró también que la elaboración de artesanías de barro rojo del municipio de Santo Domingo de Guzmán constituye una actividad que sustenta la economía local; que los habitantes del municipio poseen un lugar conocido como El Barrial, de donde se obtiene el barro, y es parte de la vida comunitaria al momento de la extracción de la materia prima con la que producen objetos de cerámica, principalmente de uso doméstico.

Durante su investigación, la dirección de PCI logró identificar y documentar las técnicas utilizadas y los procesos: Secado, colado, pateado o mezclado, amasado, moldeado, enconchado, raspado, pulido, quemado y, finalmente, el chilateado que da el acabado final a cada pieza.

Estas técnicas de la alfarería de Santo Domingo de Guzmán poseen valor tradicional, porque son elementos que representan y otorgan identidad a la comunidad, que las heredó de sus antepasados y que las continúan transmitiendo a las nuevas generaciones, constituyendo un legado que pervive en la actualidad. Además, poseen valor cognitivo-científico, porque son el conocimiento ancestral que a través de los años se ha transformado y perfeccionado.

Es por todas estas consideraciones que el Ministerio de Cultura decidió hacer la declaratoria e impulsar medidas de protección: Elaboración de documentos digitales sobre las técnicas artesanales tradicionales de la alfarería de barro rojo, en coordinación con las instituciones gubernamentales y sociedad civil, para dar a conocer los conocimientos y saberes vinculados, para su promoción y valorización; coordinar con el Gobierno municipal e instituciones del Gobierno central para que identifiquen, elaboren y ejecuten una estrategia en común que asegure la transmisión de las técnicas artesanales tradicionales de la alfarería de barro rojo del municipio, y el desarrollo del sector artesanal respetando sus técnicas tradicionales.

Por otra parte, la Dirección General de Patrimonio Cultural y Natural a través de las dependencias que estime conveniente deberá dar seguimiento a las medidas de protección emitidas con el objetivo de proteger y salvaguardar este nuevo Bien Cultural; y las instituciones gubernamentales y el Gobierno local deberán realizar, por medio de consultas libres, previas e informadas para garantizar la participación de la comunidad de artesanos al momento del diseño y ejecución de los planes, programas o proyectos que afecten al sector, sin menoscabar las técnicas tradicionales del Bien Cultural, las cuales se dignificarán y respetarán.

La declaratoria fue hecha a través de resolución interna y publicada en el Diario Oficial, tomo 420, en fecha 7 de agosto de 2018, número 143.

Vea el albúm de fotos:

Barro_Santo Domingo_01