“Tras tres décadas, el Gobierno quiere hoy resarcir los daños causados, declarando el lugar como Bien Cultural por el valor histórico que tiene y que, sin duda alguna, debe ser testimonio de generación en generación para que hechos como estos no se repitan más en nuestro país”, expresó el secretario de Cultura de la Presidencia, Ramón Rivas, en la presentación del reconocimiento y declaratoria como Bien Cultural del lugar donde encontraron asesinadas a las cuatro misioneras norteamericanas.

Bien Cultural_07El asesinato de las religiosas Ita Ford, Maura Clarke, Dorothy Kazel y Jean Donovan, quienes pertenecían a las congregaciones de las hermanas de Maryknoll y las Ursulinas, se registró hace 35 años (el 2 de diciembre de 1980), en el cantón Santa Cruz Chacastal, del municipio de Santiago Nonualco, en el departamento de La Paz, y el hecho es conocido como “caso de las hermanas Maryknoll”.

“Estamos reunidos para rendir un modesto tributo a la memoria de estas víctimas, que perdieron su vida por haberse entregado a cumplir una misión humanitaria, de amor hacia las víctimas”, agregó el Dr. Rivas.

Opinión que secundó la viceministra para Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín: “Hoy nos reunimos para dignificar la memoria de estas valientes mujeres que aun sabiendo que ponían en riesgo su vida decidieron venir a nuestro país y servir a nuestros hermanos encontrando ese triste fin; pero ahora nos alegramos que su recuerdo siga en nuestros corazones, después de todo este tiempo transcurrido, porque su muerte no ha quedado en el olvido y porque su recuerdo nos acompaña”.

Bien Cultural_06A la ceremonia asistieron más de 100 personas de la Asociación Nacional de Religiosas de Estados Unidos, Fundación Share en El Salvador, religiosas afiliadas a la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas de Estados Unidos, laicos, laicas, pastores y defensores de los derechos civiles.

“El objetivo de esta delegación, hacer memoria de estas mujeres y mantenerla viva», expresó Isabel Hernández de la Fundación Share El Salvador y explicó que además vienen a fortalecer los vínculos de solidaridad con las comunidades más pobres de El Salvador. Agregó: «El lugar, declarado bien cultural, cuenta con una capilla y un pequeño monumento y la idea es mejorar, promover y rescatar la memoria y la historia de este país”.

Bien Cultural_04Para la vocera de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas de Estados Unidos, Jan Ginzkey, la declaratoria del lugar “es un avance importante y testigo» para su ministerio aquí en El Salvador y «también inspiración para seguir adelante». La religiosa agregó: «como conferencia estamos en solidaridad con el pueblo salvadoreño y vamos a continuar nuestro apoyo para dignificar al ser humano”, dijo.

Asimismo, Diane Clyne, miembro de la congregación religiosa Hermanas de la Misericordia, dijo: “la memoria de tantas personas que han perdido la vida y las personas inocentes de buena voluntad que estaban en alianza con la gente pobre las vamos a recordar, por ese motivo queremos preservar esta área, que hoy sabemos que nadie puede quitarla, tampoco la memoria que representa”.

Bien Cultural_05Entre los considerando de la declaratoria del lugar se pueden mencionar:

  • Que el lugar posee valor histórico, ya que en él fueron encontradas asesinadas las misioneras estadounidenses desaparecidas el 2 de diciembre de 1980. Este hecho estremeció a un sector de la población salvadoreña y a la comunidad internacional.
  • Que el lugar posee valor social, ya que la manifestación cultural de la conmemoración realizada expresa la organización social, la solidaridad, cooperación y cohesión que año con año se activa en un sector de la población católica y laica en honor a las misioneras asesinadas, siendo esta acción una medida de preservar la memoria histórica del hecho acontecido en ese lugar.
  • Que el lugar posee valor espiritual-religioso, ya que en la ermita católica erigida se desarrollan servicios religiosos y conmemorativos que representan para la comunidad la cooperación, solidaridad y apoyo de estas mujeres, quienes decidieron dedicarse al trabajo de lleno con las víctimas del conflicto armado y con los más desposeídos y oprimidos del país a través del compromiso con los pobres y la iglesia católica, a pesar de saber que arriesgaban su propia integridad.

Bien Cultural_03Para la protección y conservación lugar donde encontraron asesinadas a las misioneras, deberán seguirse los requerimientos técnicos que la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural y Natural establezca en las autorizaciones o permisos que emita a través de sus dependencias, de conformidad a lo establecido en la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural de El Salvador y su Reglamento.

Dentro de las medidas de protección para conservar e intervenir el lugar están:

  • Que el lugar en referencia, así como el monumento conmemorativo, la ermita Esquipulas y el árbol de tihuilote o tigüilote que están dentro de sus límites, deberán considerarse tanto de forma individual como de forma conjunta, por lo tanto toda intervención a realizar que afecte directa o indirectamente el mencionado lugar deberá partir de un plan director que oriente las actuaciones tanto para el lugar como para cada uno de los elementos ubicados ahí.
  • Quedan prohibidos los siguientes usos: vallas publicitarias, mástiles o torres de tendido eléctrico de alta tensión o telefonía; estaciones de transferencia de basura; estaciones de energía eléctrica; incineradores de basura; gasolineras; bodegas de productos perecederos y no perecederos; pirotécnicos; silos; bodegas de acopio y transferencia; estacionamientos públicos o privados; talleres automotrices y lavado de carros y servicios de transporte.

La declaratoria será publicada en el Diario Oficial a finales del presente año y entrará en vigencia el mismo día de la publicación.

Bien Cultural_01