La colección de Paleontología del Museo de Historia Natural de El Salvador (MUHNES) está formada por 2 mil 421 muestras de fósiles —de fauna y flora— encontrados en excavaciones realizadas en diferentes lugares del país.

“Un fósil es el resto de un animal o planta que murió hace miles o millones de años. Se forman cuando los restos de los seres vivos son cubiertos por sedimentos que los mantienen enterrados, hasta que son descubiertos y luego estudiados por los paleontólogos”, explica la directora del MUHNES, Eunice Echeverría.

Tipos de fósiles

Fósil de madera petrificada proveniente del cerro El Dragón, Chalatenango.

 

Madera petrificada:  Este fósil se forma cuando un árbol queda cubierto por sedimentos y poco a poco la materia orgánica es sustituida por sustancias minerales, transformándose en piedra a lo largo de miles o millones de años.

 

 

Madera carbonizada: Este fósil se forma cuando un árbol queda atrapado entre cenizas volcánicas y  poco a poco la materia orgánica es sustituida por carbono.

Rama de madera carbonizada procedente de la finca El Mico, Guazapa.

 

Huesos mineralizados: Ocurre cuando el cuerpo de un animal es cubierto de sedimento y los minerales a su alrededor se van incorporando a los huesos, sustituyendo el calcio por hierro, sílice y otros minerales presentes en el suelo.

Fósil de diente de leche de tigre Colmillo de Sable, encontrado en el sitio paleontológico Ciudad Obrera n.° 2, Apopa.

 

Improntas de plantas y peces: Es la huella total o parcial que ha dejado un ser vivo, en el sedimento que lo cubrió al morir.

Impronta de hoja procedente del sitio fosilífero La Gallina, en San Miguel.

Además de estos fósiles, el MUHNES exhibe muestras de improntas de peces, algas, caracoles petrificados y huesos de animales gigantes que alguna vez habitaron en lo que hoy es El Salvador, como el perezoso gigante, cuya mandíbula fue encontrada en el sitio paleontológico Tomayate, en Apopa (foto de portada).

“El museo cuenta con tres paleontólogos cuya labor es estudiar, catalogar, conservar, poner en valor y producir conocimientos sobre la vida pasada en El Salvador”, dice Echeverría.

La  colección de fósiles posee declaratoria de Bien Cultural de la Nación. Puede conocer algunos de ellos en el  MUHNES, ubicado al interior del Parque Saburo Hirao,  barrio San Jacinto, San Salvador.