“Aquí, un 22 de agosto de 1982, asesinaron a más de 250 personas, niños, mujeres y ancianos. Después de que pasó esa invasión vino la gente de la comunidad a ver y solo vieron nomás los huesitos de algunas personas, pero ya el río se las había llevado”, así recordó la sobreviviente Teresa de Jesús Abarca la Masacre de El Calabozo, en el cantón Amatitán Abajo, de San Esteban Catarina, San Vicente.

El testimonio de Abarca fue compartido a una delegación del Ministerio de Cultura, el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Chile (MMDH), y del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo que visitó el sitio de memoria histórica —el 10 de abril de 2019— en el marco del taller Co-Construyendo una Plataforma Virtual de Memoria para El Salvador.

Teresa de Jesús Abarca.

El objetivo del recorrido fue recopilar testimonios para la definición de contenido de la plataforma web del espacio, un proyecto que cuenta con el apoyo y participación de los entes vinculados en la promoción de la memoria y la reconciliación en El Salvador.

Por ello, también se visitó el monumento a las víctimas de las masacres de San Francisco Ángulo y Lomas de Ángulo, en Tecoluca, San Vicente, donde fueron asesinadas 62 personas en 1981.

“Esta comunidad fue perseguida. Los hombres nos íbamos y quedaban las mujeres en las casas y de tantas veces que no encontraban a los hombres
—en ese tiempo estaba jovencito yo, y jóvenes y viejos nos íbamos a huir—, entonces, al ver que no encontraban a los hombres y las mujeres siempre negaban que andaban trabajando, entonces al final ellos tomaron la decisión de venir a hacer la masacre de las mujeres, porque solo mujeres encontraron y tres niños. Esto fue el 25 de julio de 1981”, narró el exguerrillero Esteban López, quien perdió familiares en la masacre.

Esteban López.

Este y otros testimonios fueron escuchados por la delegación, entre la cual se encontraba la  museógrafa del MMDH, Rayén Gutiérrez, quien les contó el trabajo que desarrollaron en el museo de Chile desde hace nueve años, el cual, dijo, da cuenta de los crímenes que se cometieron durante la dictadura de Augusto Pinochet entre 1973 y 1990. “En este contexto estamos acá, visitando lugares de memoria para conocer más de la historia de lo que ocurrió en el conflicto armado en El Salvador”.

En ese sentido, la directora de Patrimonio Cultural Inmaterial, Ana Mata, habló del proyecto del espacio virtual, que se lleva a cabo desde —diciembre pasado— como parte de la respuesta que el Gobierno de El Salvador ha dado a través del  Ministerio de Cultura,  que ha trabajado en la dignificación de las víctimas al reconocer algunos lugares de memoria como Bien Cultural, entre estos el lugar donde ocurrió la Masacre de El Calabozo.

Esta y otras declaratorias se han otorgado en cumplimiento al Programa de Reparación a las Víctimas de Graves Violaciones a los DD. HH. Ocurridas en el Contexto del Conflicto Armado Interno (Decreto Ejecutivo 204/2013), como parte de las medidas de dignificación en el ámbito de la cultura estipuladas en el artículo 11 del decreto.

El proyecto de espacio virtual para El Salvador cuenta con el apoyo y financiamiento de Fondo Chile, iniciativa conjunta del Gobierno de Chile —a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID)— y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Chile. El monto asignado es de US$90 915.

La visita a los sitios fue acompañada por Engracia Chavarría, del Centro de Promoción de Derechos Humanos Madeleine Lagadec.

Álbum de fotos en el enlace: https://www.flickr.com/photos/169184815@N05/32644848887/in/album-72157690856747843/