Al son de la marimba, gallardetes y una gran cantidad de regalos fueron recibidos los adultos mayores de la Cofradía El Padre Eterno en su celebración navideña en Izalco, Sonsonate, el pasado 14 de diciembre.

Esta actividad fue ejecutada por el Ministerio de Cultura a través del Departamento de Pueblos Indígenas, con la colaboración de la Fundación para el Desarrollo Integral de la Familia (FUNDIFAM), la cooperación internacional y autoridades locales.

“Esta fiesta se ejecutó con la finalidad de contribuir para suplir algunas necesidades de los miembros de la congregación», expresó Virginia Iraheta, presidenta de FUNDIFAM.

Como parte de la donación se entregaron: 22 canastas básicas, 8 galones de pintura, 6 andaderas, 10 bastones, 4 muletas, 5 colchones y un almuerzo para toda la cofradía.

Dentro de la celebración se firmó un acta que “compromete a FUNDIFAM y al Ministerio de Cultura a seguir trabajando para beneficio de los pueblos indígenas», amplió Rita Araujo, jefa del Departamento de Pueblos Indígenas.

En El Salvador, hacer referencia a los pueblos indígenas es hablar de una población que junto a sus tradiciones y contribuciones ha sido históricamente invisibilizada y desvalorizada. Por ello, el promover sus derechos es un acto de justicia y una necesidad primordial que nos consolida como nación.