El Sistema de Coros y Orquestas Juveniles realizó su primer proyecto del año, con un campamento musical realizado del  24 de enero al 4 de febrero del presente año, con la participación de 20 jóvenes integrantes de las orquestas propias y asociadas.

Tras superar una audición previa, los participantes viajaron hacia Managua, Nicaragua, para asistir a ensayos y clases individuales de las diferentes secciones instrumentales, seminarios/talleres, intercambio de experiencias y conciertos en conjunto.

Los salvadoreños se unieron con la recientemente creada Orquesta Juvenil Rubén Darío,  para integrar un ensamble conformado por jóvenes de El Salvador, Costa Rica y Nicaragua, y así participar en un campamento musical enfocado en la mejora técnica de los participantes.

El proyecto busca crear intercambios y sinergias entre los países y músicos participantes, favoreciendo el desarrollo musical y humano de los integrantes de sus orquestas.

Este proyecto fue realizados gracias al financiamiento del Programa Iberorquestas Juveniles de la Secretaría General Iberoamericana SEGIB, la cual busca crear intercambios y sinergias entre los países y músicos participantes, favoreciendo el desarrollo musical y humano de los integrantes de sus orquestas.

Para ello, además de las intensas jornadas diarias de estudio, los integrantes brindaron dos conciertos el jueves 2 de febrero, en Jinotepe, y la gala final, el 3 de febrero, en el Teatro Nacional Rubén Darío, ambos a cargo del director invitado Ariel Britos, del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles del Uruguay.

El repertorio interpretado comprendió la obertura “Ruslán y Ludmila” (Mijail Glinka), las “Danzas de estancias Op. 8” (Alberto Ginastera), “Los trabajadores agrícolas”, “Danza del trigo”, “Los peones de la hacienda”, “Danza final” (malambo), “Una noche en el Monte Calvo” (Modest Mussorgsky) y la “Obertura 1812” (Pyotr Ilyich Tchaikovsky).