Alrededor de 80 archivistas nacionales participaron en el seminario web “Protocolo general para la prevención y monitoreo del contagio de la pandemia COVID-19 en archivos”, impartido por el Ministerio de Cultura a través de la Dirección Nacional de Bibliotecas este 17 de septiembre.

Para iniciar la charla virtual, el director de la Red de Bibliotecas, Guillermo Baires, expuso el marco normativo que sustenta el protocolo, los objetivos y las generalidades de la enfermedad, la caracterización y la clasificación del riesgo de exposición al COVID-19.

También, el ponente mencionó que en cada lugar de trabajo debe existir un comité de seguridad y salud ocupacional o designar a una persona responsable de dar seguimiento al protocolo de bioseguridad.

Entre las medidas preventivas a implementar en los lugares de trabajo que contempla el protocolo están: durante la estancias de trabajadores y usuarios, las instituciones deben proveer de jabón líquido en las áreas de baños, colocar señalética que informe los pasos a seguir dentro del espacio y adecuar los lugares para garantizar el distanciamiento físico.

Asimismo, detalla que antes de la reapertura de los archivos se debe limpiar y desinfectar el lugar de trabajo, estanterías, secciones y zonas comunes del archivo; verificar que el personal que prestará el servicio no se encuentre entre los grupos vulnerables (mayores de 60 años, personas indistintamente de las edades que tienen problemas crónicos de salud, mujeres que se encuentren en estado de embarazo o periodo de lactancia); así como socializar las recomendaciones para el retorno con los usuarios.

Por su parte, el director del Archivo General de la Nación (AGN), Luis Roberto Huezo Mixco, expuso las condiciones que deben tomar en cuenta dentro de los espacios donde están ubicados los archivos.

Huezo aclaró que los procesos de desinfección son específicamente para los espacios físicos y no para los documentos o archivos históricos, ya que estos no pueden tener contacto con químicos que los dañen. Asimismo, recomendó que los préstamos de los documentos se realicen por cita para evitar aglomeraciones.

“Se recomienda no realizar préstamos de expedientes que estén ubicados en otros edificios y sobre los que los archivistas no tienen control, tampoco se recomienda realizar transferencias de estos. Si lo anterior no es posible, los expedientes prestados internamente tendrán que pasar una cuarentena en un lugar diferenciado: dentro de depósitos contenedores que se puedan cerrar (cajas), almacenados y marcados con la fecha en la que entraron en cuarentena y la fecha en que podrán salir después de un período de 10 días como mínimo para reintegrarse a su lugar”, explicó el director del AGN.

El funcionario añadió: “El virus se desactiva naturalmente en un mínimo de 10 días, por lo tanto, no debe usar soluciones desinfectantes ni alcohol en gel en documentos, pues dañarían los materiales patrimoniales”.

Para las personas interesadas en conocer los protocolos de bioseguridad completos, el Ministerio de Cultura pone a disposición el siguiente enlace para que lo descarguen de forma gratuita: http://www.cultura.gob.sv/protocolos-de-bioseguridad/