El presidente de la República, Nayib Armando Bukele, entregó junto a la ministra de Cultura, Suecy Callejas Estrada, este 28 de octubre, el más alto galardón que confiere el Estado salvadoreño a personalidades o instituciones salvadoreñas que han sobresalido en diversas ramas de la cultura y el arte, el Premio Nacional de Cultura 2019, al escultor Rubén Martínez Bulnes.

“Honor a quien honor merece”, dijo el Presidente Bukele y agregó: “En El Salvador tenemos tanto talento y a veces no le damos el reconocimiento que merecen. El maestro Rubén Martínez no solo tiene el talento, sino que tenemos que darle el honor que su talento merece”, al tiempo que situó a Martínez como un ejemplo de trabajo, sacrificio y calidad para los jóvenes del país.

La edición XXXI dedicada a las Artes Visuales en la rama de técnicas escultóricas tuvo como jurado a las arquitectas Eleonora Sol y Yolanda Bichara, el arquitecto Rafael Alas Vásquez, y los licenciados Salvador de la Mancha y Miguel Mira.

De acuerdo al jurado, Martínez Bulnes es “un maestro de trascendencia excepcional; en la academia se estudia su arte y su obra con ansias de saciar con calidad y originalidad lo que los salvadoreños nos merecemos a lo largo de los procesos de transformación histórico cultural”.

Durante su agradecimiento, el maestro Martínez se mostró profundamente conmovido, recitó dos poemas de su autoría, recordó sus inicios y agradeció a la Presidencia, al Ministerio de Cultura y a su familia. El maestro expresó su interés por brindar talleres a los jóvenes salvadoreños para transmitir sus conocimientos y al culminar su intervención aseguró: “Este día, aquí, soy el hombre más feliz de El Salvador”.

El reconocimiento consiste en un premio monetario, una medalla de oro y un diploma de honor firmado por el presidente Bukele y la titular de Cultura.

Como parte de los homenajes al ganador, la ministra Callejas inaugurará una exposición con obra del artista en la Sala Nacional de Exposiciones Salarrué, ubicada en el parque Cuscatlán, donde permanecerá abierta al público del 8 de noviembre de 2019 al 4 de enero de 2020, en horario de martes a domingo, de 8:00 a. m. a 5:30 p. m.

Datos del ganador del Premio Nacional de Cultura

185 esculturas, 23 obras para monumentos y plazas, 14 sagrarios, estructuras móviles y varios cuadros son, entre otras obras, el legado de este escultor, diseñador, vitralista, pintor, arquitecto, restaurador y poeta.

Rubén Martínez Bulnes, de 90 años de edad, cuenta con una larga y fructífera trayectoria. Su desarrollo profesional y artístico es polifacético. Algunas de sus esculturas forman parte de la Colección Nacional de Artes Visuales; otras, están en colecciones privadas dentro y fuera de nuestras fronteras, pero las más conocidas son sin duda las que se ubican en los espacios públicos como el Monumento a la Constitución, el Monumento Cristo de la Paz y la iglesia El Rosario.    

Nació en San Salvador, el 7 de julio de 1929; desde su infancia se inclinó por la construcción de objetos a base de fragmentos de metal; aprendió arquitectura con especialistas europeos y su formación artística la amplió con conocimientos obtenidos de sus viajes por Estados Unidos y México, donde visitó museos y galerías. Su arte lo desarrolla con materiales de bronce, hierro forjado, mármol negro, concreto y vitrales.

El maestro Martínez es autor de diversas obras emblemáticas para nuestra sociedad, como la iglesia El Rosario, en el centro histórico de San Salvador, obra única que constituye un ejemplo de fusión entre las artes plásticas y el arte de la construcción.

El escultor ha dedicado más de 70 años a crear obra que evidencia la calidad estética y creativa que enriquece la historia del arte en el país.

Sus reconocimientos comprenden el homenaje al Valor Cultural por parte del Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (CONCULTURA, 2003); el premio Ingenio 2008, otorgado por el Centro Nacional de Registros (CNR), y el homenaje del grupo TEA-escultura y CONCULTURA, con una retrospectiva de su obra en la Sala Nacional de Exposiciones Salarrué (2008).

En noviembre de 2012, fue reconocido por la Asamblea Legislativa como Notable Escultor de El Salvador; en 2017, la institución de Cultura, entonces bajo el nombre de Secretaría de Cultura de la Presidencia, le entregó un reconocimiento por ser ente promotor y divulgador del arte y la cultura del país.

Para 2018, el presidente Nayib Bukele, en calidad de alcalde de San Salvador, lo declaró Hijo Meritísimo por su trayectoria y lo hecho con la iglesia El Rosario.