El Museo de Historia Natural de El Salvador (MUNHES) visto desde la perspectiva de su directora, Eunice Echeverría, bióloga y diplomada en Gestión del Medio Ambiente, marca la ruta hacia la generación de información del patrimonio natural nacional y su transferencia a las futuras generaciones para su valoración y protección.

Anualmente, el espacio atiende alrededor de 62 mil visitantes y dentro de las proyecciones del MUNHES se encuentra apostar principalmente, como entidad investigadora, a la generación de información para llenar los vacíos existentes sobre diferentes grupos, por ejemplo el de los insectos, donde lo más conocido son las mariposas diurnas. “Tenemos diversidad de especies, el reto es llenar esos vacíos de información para compartirla”, puntualizó directora.

Echeverría ha estado al frente de este museo en dos ocasiones: De 1997 al 2000 y desde el 2009 a la fecha. Antes fue encargada de la Colección de Entomología. En sus 33 años de servicio al Ministerio de Cultura ha contribuido con la investigación, registro y difusión del Patrimonio Natural de El Salvador y bajo su dirección se han desarrollado estudios de gran valor para la ciencia: «El inventario preliminar de arañas del parque nacional El Imposible» (1993) y el Proyecto de Fortalecimiento del Herbario Nacional (2003), entre otros.

Además, ha sido destacada con dos denominaciones de especies nuevas: Hemiphileurus euniciae (Ratcliffe y Cave, 2005) y el Meliosma echeverriae (Menjívar, Cerén y Morales, 2008).

En el área personal, la directora del MUHNES afirma que eligió ser bióloga por su abuelo materno, quien siempre le permitió el contacto con la fauna de su natal Sensuntepeque; también, por una maestra de bachillerato —llamada Blanquita—, que era bióloga.

Ella afirma que los orgullos de su vida son su hija y su madre, la reconocida escritora salvadoreña Maura Echeverría. Además, comparte numerosas anécdotas de los viajes de colecta de muestras para los depositarios del MUNHES.

Recuerda, por ejemplo, lo ocurrido en la Isla del Carmen, en La Unión: “Mientras caminaba, una serpiente conocida como zumbadora se me lanzó y por poco me muerde. Por la agilidad que tengo, salí bien librada”.

El MUNHES es la entidad nacional en donde se hace taxonomía —orden jerarquizado y sistemático de los grupos de animales y de vegetales—. Desde ahí se genera la información que sirve de base para otros entes locales e internacionales.

“Tenemos mucha información en botánica, zoología y paleontología, hay que compartirla con charlas, que es lo que hemos estado haciendo, y en publicaciones. Solo conociendo vamos a proteger lo que tenemos”, explica la bióloga.

Otro de los proyectos —a corto plazo— es volverse más atractivos al público joven, a través de exposiciones interactivas con los descubrimientos importantes para la ciencia en El Salvador. “Ya estamos trabajando en el cambio de contenido museográfico en las salas de exhibición”, explicó la bióloga.

Una de las necesidades identificadas por la especialista es la construcción de un edificio para ampliar las tres colecciones, todas declaradas como Patrimonio Cultural de la Nación. 

Regresando al tema de las investigaciones, detalla: “Además de las investigaciones propias, somos el soporte para las efectuadas desde otras entidades, como el Ministerio de Medio Ambiente y el Ministerio de Agricultura y Ganadería a través del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA)”.

Dentro de las investigaciones propias figura el área de Paleontología, en la que hay avances significativos. Según la bióloga, desde el descubrimiento de Tomayate en 2001, se comenzaron investigaciones más sistemáticas. Anteriormente, se tenían identificados 12 sitios paleontológicos en el país, hasta mayo de 2019 son ya 47 los identificados.

La directora explica que en el área Lúdica continúan impulsando talleres
durante todo el año para dinamizar y mejorar el servicio a la población infantil y estudiantil, algunos son: Botánica, Paleontólogo por un Día y en el área de Zoología, con animales vertebrados e invertebrados y nocturnos.

El Museo ubicado en el barrio San Jacinto, final calle Los Viveros, colonia Nicaragua, San Salvador, está abierto al público de miércoles a domingo, de 9:00 a. m. a 4:00 p. m.